lunes, 12 de febrero de 2007

Tino y Gargamuza: Y daaaaale...

La televisión argentina se ha vuelto completamente autorreferencial. Se ha cerrado en sí misma y no hace otra cosa que mostrar lo que pasa dentro de ella. Es un poco absurdo, que le medio se haya vuelto el intermediario de sí mismo. La televisión ya no muestra lo que está afuera sino lo que está adentro. Una especie de psicósis ¿estamos todos locos?
Si a Tinelli le pasara algo -"Que dios no lo permita"- la televisión quedaría en completo silencio. ¿De que hablarían los restantes programas? ¿Con que otro programa se ensañarían los tan populares "críticos" o "chimenteros" de la tele?
No se si lo habrán notado, pero la televisión argentina no tiene otra cosa que programas sobre programas. Esto es uno solo produce, -bue, producir aquí es un eufemismo de robar de la tele de afuera- y todos los demás hablan -generalmente mal- sobre él. No estoy diciendo que no haya cosas malas que decir sobre los programas copiados de afuera, o originalmente muy pobres. Pero si a uno no le interesa Tinelli o Gran Hermano y quiere ver televisión tendrá que apelar al cable, a otras señales.
Por ejemplo tenés el canal Gourmet, (A) Arte Canal, Ciudad Abierta -el canal del gobierno de la ciudad de Buenos Aires (uno de los mejores de la televisión argentina) y de ahí ya saltás a canales más orientados al cine como i-sat, space; para por último pasar a los canales gringos, que a pesar de uno, deberíamos admitir que son bastante buenos. Tenés los canales científicos, NatGeo, Discovery, Animal Planet y History Channel o el canal de la propaganda como me gusta llamarlo. Que fascinante es el History Channel! Que inagotable fuente de material de estudio sobre la idiología yankee.

En fin, no quiero ahondar en esta crítica sin decir por lo menos algo bueno sobre la televisión argentina. Me guistaría hablar sobre el mejor programa o "micro" de la televisión argentina. El síntoma de la misma. TINO Y GARGAMUZA. Como bien mencionamos aquí es un "micro-programa" autorreferencial. Lo que lo hace patente de este síntoma es que quienes lo protagonizan son muñecos. Igual que en la realidad.



Estos personajes de ficción son tan reales como los de carne y hueso que proyectan nuestros tubos televisivos. Son tan reales en términos que ambos son caricaturas de la realidad. Podríamos decir que toda la televisión argentina es una caricatura de sí misma. Como sí no tuvieran una "escencia" (palabra que no me gusta para nada, pero a falta de una mejor queda) una realidad en sí misma.



Pero seamos justos con la realidad. Estos "muñecos" son las mejores caricaturas de la televisión. Estas caricaturas revelan tan exageradamente los rasgos de la televisión de carne y hueso que hasta son más reales que la misma televisión.
En otras palabras, si ves a Tino y Gargamuza estas viendo televesión de verdad en el sentido más puro de la noción.



Tino y Gargamuza no tienen la culpa de haber nacido en la argentina ni de que trabajen en televisión. Son esclavos del medio y están condenados a hablar de Tinelli, Susana y Florencia Peña. Si no hicieran esto no estarían en televisión.
¿De que vivirían? ¿Quien pagaría la tinata que recorre sus venas?



Ojo, esta crítica de la TV es una crítica que no está en contra sino que de alguna manera demuestra cierta fascinación por la caja boba. La actitud que aquí propongo es un poco cínica en el sentido que es una crítica que invita a ver televisión.
Vean a Tino y Gargamuza!!!
Si la televisión es el opio de los pueblos: QUIERO OPIO!!!



Como conclusión, no hay nada malo con la tele salvo que es un opio. Pero aquí opio significa narcótico adormeciente. Pero quien aquí les habla es un "yonki" de la tele. Si estoy enfermo. Lo que me pregunto es cuando me van a negar ese derecho.
¿Que, esperaban una crítica superadora de la TV? La TV es una porquería, pero es nuestra porquería. No digo "No" a la TV. Simplemente digo: "sabé que porquería estás consumiendo y sabé disfrutar de esa porquería".
Y si no te gusta esta porquería y te resistís a consumirla: "Disfrutá de la resistencia".

No hay comentarios: