viernes, 27 de julio de 2007

Transporte: Argentina Paralizada

A pocos años del segundo bicentenario de nuestro país nos encontramos frente a un problema que nos mantiene paralizados en el siglo XX. Y me gustaría resaltar el poder irónico de la expresión siglo XX, una alegoría de arcaismo.
Estamos por entrar al segundo siglo de nuestra república y sin duda pareciera que el tiempo nos ha jugado una mala jugada. La Argentina es un país que cada día retocede un poquito más a medida que madura.
En este caso particular me gustaría detenerme a realizar una observación sobre el sistema de transporte argentino (sic).
Cualquiera que haya asistido a la escuela recordará los relatos de las maestras sobre como era el transporte en el siglo XIX, esas carretas con grandes ruedas que tardaban semanas en llegar desde el puerto hasta destinos como Tucumán, Salta, Santiago, o mismo Córdoba.
Hoy, a poco de terminar el primer desenio del siglo XXI el transporte no está en mejores condiciones que entonces.
Valdría el desafío de la carrera entre la carreta y el avión (algo así como la liebre y la tortuga). Si uno se toma una carreta con destino a la ciudad de Córdoba, sin duda deberá a travesar un sinfin de peripecias, pero lo más probable es que llego, y además vivo, lo que no es un detalle menor.
En cambio si usted quiciera viajar a córdoba en avión, es muy probable que su vuelo, después de un sin fin demoras, no salga.
El deplorable estado de la aviación argentina (en general, tanto la civil como la comercial) nos hace preguntar si perdurará este servicio, -o en tal caso, como en el siglo XIX, se deberán ocupar los ingleses como lo hicieron con los trenes- o simplemente colapsará a la espera que "cualquiera" lo rescate y a cualquier precio.
Para el caso de los trenes el panorama no es mejor. Mientras el mundo desarrolla trenes bala y Macleads (trenes que levitan) la Argentina realiza un movimiento inverso en el que cada día los trenes funcionan peor.
Pero esto es muy abstracto. La cuestión no son los trenes. Son los 3 millones de personas que todos los días intentan trasladarse desde el conourbano bonaerense.
Aquí la cuestión es simple. Resolver el problema de los trenes es resolverle un gran problema cotiadiano a más de 3 millones de personas.
Pero seamos sinceros ¿A quien le importa lo que le pase a esas 3 millones de personas? "Menos mal que el lema del peronismo es la justicia social".
Pero no tomen mis palabras mal intencionadas. Aquí tienen una foto de un bagón del Ferrocarril Roca en 1910, hace cerca de 100 años atrás.

Ahora ¿Están mejor o peor los trenes? Saquen sus propias coclusiones.

Conclusiones: Puntos Fuertes


Viajar en Avión, Tren, Colectivo, Carreta, Calecita, es algo muy peligroso en la Argentina.

*Aviación:
-Sistema de controles defectuosos.
-Radarización del territorio argentino deficiente.
-Vuelos insuficientes (a pesar del loable esfuerzo del Estado de establecer una línea aereaa de fomento LADE)

*Transporte terrestre:
-Si no te ponés una piña en la ruta pasas a engrosar las estadísticas de los que tuvieron culo.
-Controles insuficientes.
-Absoluta falta de volutad política a nivel federal y provincial de hacer efectiva cualquier política efectiva de prevensión activa y pasiva de acidentes de tránsitos.

*Trenes:
-Señores y Señoras, si están en la estación esperando un tren y ven que pasa un camión que transporte ganado; súbanse, van a viajr más cómodos y más rápido. Además, tengo entendido que las bacas no te roban.

No hay comentarios: