martes, 4 de septiembre de 2007

Despenalización: ¿Sobre que discutimos cuando hablamos de esto?



La discusión en torno a la despenalización muchas veces encuentra caminos siegos porque la misma cuestión polariza las posiciones, llegando en muchos casos a una intolerancia prejuciosa.

Concretamente hay una ley que reglamenta y penaliza la tenencia, suministro y tráfico de drogas. El consumo, no está penalizado, sí estas tres figuras, "tenencia", "Suministro" y "tráfico". La ley 23.737 (actualizada por la ley 26.052). Reconozcamos que la ley Nacional de "Drogas" ha tenido muchas actualizaciones. La Corte Suprema de Justicia en 1986 enunció un falló que sentó jurisprudencia en esta materia. El famoso fallo Bazterrica se argumenta en el artículo 19 de la Constitución Nacional, ese que dice: "Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y la moral pública ... quedan reservadas a la propia conciencia y Dios".

Sintéticamente, no es delito consumir drogas, pero si lo és la tenencia, venta y tráfico. Esta actual ley marginaliza y criminaliza el consumo de formas peligrosas y perversas dejando un lugar importante al narco tráfico, las mafias y la complicidad del Estado en sus distintos niveles, Nacional, Provincial y hasta municipal.

En este esquema los más damnificados por esta ley no soy los grandes carteles o grandes narcotraficantes sino pequeños distribuidores que mueven cantidades marginales de estupefacientes.

En este sentido las llamadas políticas de "Reducción de Daños" buscan legislación que en vez de criminalizar y marginalizar una cuestión de la que el Estado no quiere hacerse cargo por el su costo político. A pesar de esta negación existe una necesidad concreta por una demanda de estupefacientes que es contingente a la voluntad política. Esta situación deja que los canales de abastecimiento de estupefacientes se informalicen generando asociaciones ilícitas y agrupaciones mafiosas, que en el último eslabón está compuesta por pequeños distribuidores atomizados que cormecializan cantidades marginales de estupefacientes.

Estos últimos, los pequeños distribuidores, los eslabones más reemplazables de la cadena de la venta de estupefacientes, son los que pagan en mayor proporción. Y más allá del estereotipo que se tenga de estos individuos, su composición sociodemográfica es muy variada, incluyendo amas de casa adultas.

Una muestra de los argumentos de la reducción de Daños, podemos ver los de la Asociación de Reducción de Daños de la Argentina (ARDA)

COMUNICADO DE PRENSA

Ante las declaraciones efectuadas por el Ministro del Interior Aníbal Fernández a diferentes medios de comunicación de la Ciudad de Buenos Aires y del país, en las cuales realiza un discurso autocrítico en el que asumió el fracaso de las políticas de drogas llevadas adelante durante los últimos diecisiete años y donde además destacó que es necesario cambiar la ley 23.737 y propuso volver a una política que despenalice al consumidor, la Asociación de Reducción de Daños de la Argentina (ARDA) declara:

ARDA celebra y respalda las declaraciones vertidas por el Ministro del Interior, considerando que las mismas alientan la posibilidad de encontrar alternativas a las políticas públicas de drogas que no criminalicen, sino que por el contrario implementen dispositivos sanitarios y sociales de proximidad con la población usuaria, garantizando en los hechos el acceso a la salud y a los diversos programas sociales, educativos y de reducción de daños que pueden producir un pronto impacto ante la problemática del consumo de drogas legales e ilegales y sus adicciones.
ARDA considera que coherentemente con las declaraciones del Ministro del Interior, se debe avanzar en dar tratamiento parlamentario a los proyectos de ley que proponen despenalizar la tenencia de drogas para consumo personal presentados tanto en el Senado de la Nación por la actual Diputada Nacional Diana Conti del Frente para la Victoria, como en el Congreso de la Nación presentado por el Diputado Nacional Leonardo Gorbacz del ARI.

En consonancia con esta reformulación de la política de drogas del Estado nacional, ARDA advierte sobre la necesidad de repensar desde qué agencias estatales se está en mejores condiciones para hacer frente de un modo integral las distintas aristas de la problemática de las drogas, señalando la necesidad de disolver la Secretaría para la Programación de la Prevención de la Drogadicción y de Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR), organismo que desde que fuera creado por el ex presidente Carlos Menem no ha logrado cumplir con ninguna de las misiones y funciones que le fueran asignadas oportunamente y, por el contrario, ha favorecido la inclinación de la política de drogas del gobierno argentino hacia la vertiente más belicosa y criminalizadora. En este sentido, entendemos que todo lo concerniente a la lucha contra el narcotráfico debe ser transferido a la órbita del Ministerio del Interior, mientras que las acciones preventivas, asistenciales y de inclusión sanitaria, social, educativa, deportiva y cultural de la población usuaria de drogas deben recaer en una instancia de coordinación de las actividades de los Ministerios de Salud, Desarrollo Social, Educación y de las Secretarías de Deporte y Cultura de la Nación.

¡Por una política de drogas mucho más justa, más eficaz y, por sobre todas las cosas, más humana!

Ciudad de Buenos Aires, 21 de Junio de 2007
Contactos:
Psic. Silvia Inchaurraga
Cel: 0341 4497179
sinchaur@sede.unr.edu.ar
Lic. Ricardo Paveto
ripavet@yahoo.com.ar
Cel : 011 54833684

***

Principales Aspectos de la Ley 23.737

ARTICULO 1°: artículo 204 del Código Penal por el siguiente texto: Será reprimido con prisión de seis meses a tres años el que estando autorizado para la venta de sustancias medicinales, las suministrare en especie, calidad o cantidad no correspondiente a la receta médica o diversa de la declarada o convenida, o sin la presentación y archivo de la receta de aquellos productos que según las reglamentaciones vigentes no pueden ser comercializados sin ese requisito.

ARTICULO 2°: artículo 204 bis del Código Penal el siguiente texto:Artículo 204 bis: Cuando el delito previsto en el artículo anterior se cometiere por negligencia, la pena será de multa de trescientos australes a seis mil australes.

ARTICULO 3°: artículo 204 ter del Código Penal el siguiente texto: Artículo 204 ter: Será reprimido con multa de seiscientos australes a doce mil australes el que teniendo a su cargo la dirección, administración, control o vigilancia de un establecimiento destinado al expendio de medicamentos, omitiere cumplir con los deberes a su cargo posibilitando la comisión de alguno de los hechos previstos en el artículo 204.

ARTICULO 4°: artículo 204 quáter del Código Penal el siguiente texto:
Artículo 204 quáter: Será reprimido con prisión de seis meses a tres años el que sin autorización vendiere sustancias medicinales que requieran receta médica para su comercialización.

ARTICULO 5°: Será reprimido con reclusión o prisión de quince años y multa de seis mil a quinientos mil australes el que sin autorización o con destino ilegítimo:

a) Siembre o cultive plantas o guarde semillas utilizables para producir estupefacientes, o materias primas, o elementos destinados a su producción o fabricación.
b) Produzca, fabrique, extraiga o prepare estupefacientes;
c) Comercie con estupefacientes o materias primas para su producción o fabricación o los tenga con fines de comercialización, o los distribuya, o de en pago, o almacene o transporte;
d) Comercie con plantas o sus semillas, utilizables para producir estupefacientes, o las tenga con fines de comercialización, o las distribuya, o las dé en pago, o las almacene o transporte.

PROYECTO DE LEY

Senadora Diana Conti

senadoraconti@yahoo.com.ar

Bruno Bimbi - 155-599-6761

ARTÍCULO 1°.- Sustitúyase el último párrafo del artículo 5 de la ley 23.737, el que quedará redactado de la siguiente forma:

"En el caso del inciso a), cuando por la escasa cantidad sembrada o cultivada y demás circunstancias, surja inequívocamente que ella está destinada a obtener estupefacientes para uso personal, el hecho no será punible."

ARTÍCULO 2°.- Sustitúyase el último párrafo del artículo 14 de la ley 23.737, el que quedará redactado de la siguiente forma:

"Cuando por su escasa cantidad y demás circunstancias, surja inequívocamente que la tenencia es para uso personal, el hecho no será punible."

ARTÍCULO 3°.- Deróganse los artículos 17, 18, 21 y 22 de la ley 23.737.

ARTÍCULO 4°.- Modifícase el artículo 19 de la ley 23.737, el que quedará redactado de la siguiente forma:

"Artículo 19º.- La medida de seguridad que comprende el tratamiento de desintoxicación y rehabilitación, prevista en el artículo 16 se llevará a cabo en establecimientos adecuados que el tribunal determine de una lista de instituciones bajo conducción profesional reconocidas y evaluadas periódicamente, registradas oficialmente y con autorización de habilitación por la autoridad sanitaria nacional o provincial, quien hará conocer mensualmente la lista actualizada al Poder Judicial, y que será difundida en forma pública.

"El tratamiento podrá aplicársele preventivamente al procesado cuando prestare su consentimiento para ello o cuando existiere peligro de que se dañe a sí mismo o a los demás.

"El tratamiento estará dirigido por un equipo de técnicos y comprenderá los aspectos médicos, psiquiátricos, psicológicos, pedagógicos, criminológicos y de asistencia social, pudiendo ejecutarse en forma ambulatoria, con internación o alternativamente, según el caso.

"Cuando el tratamiento se aplicare al condenado su ejecución será previa, computándose el tiempo de duración de la misma para el cumplimiento de la pena. Respecto de los procesados, el tiempo de tratamiento suspenderá la prescripción de la acción penal.

"El Servicio Penitenciario Federal o Provincial deberá arbitrar los medios para disponer en cada unidad de un lugar donde, en forma separada del resto de los demás internos, pueda ejecutarse la medida de seguridad y de rehabilitación del artículo 16."

ARTÍCULO 5°.- Modifícase el artículo 20 de la ley 23.737, el que quedará redactado de la siguiente forma:

"Artículo 20º.- Para la aplicación de los supuestos establecidos en el artículo 16 el juez, previo dictamen de peritos, deberá distinguir entre el delincuente que hace uso indebido de estupefacientes y el adicto a dichas drogas que ingresa al delito, para que el tratamiento de rehabilitación en ambos casos, sea establecido en función de nivel de patología y del delito cometido, a los efectos de la orientación terapéutica más adecuada."

No hay comentarios: