domingo, 13 de enero de 2008

Macri: La lección de los 30 primeros días.

Desde que Mauricio Macri asumió el gobierno de la ciudad de Buenos Aires el pasado 9 de diciembre arremetió dinámicamente contra la burocracia ordenando 2.300 despidos. Además anunció un plan de atención de salud preferencial en los hospitales públicos para los residentes de la ciudad.
En la política democrática podemos reconocer dos momentos. El primero es el acceso al poder y el segundo el ejericio del poder. Macri ha conseguido exitosamente llegar al gobierno pero ejercer el poder es una cosa completamente distinta. El jefe de gobierno porteño se ha propuesto ser eficiente y expeditivo. Macri está convencido que los anteriores jefes de gobierno han actuado con desidia respecto los problemas de la ciudad. La principal hipótesis que surge del diagnóstico de la ciudad es que los políticos no ha gestionado.
Durante los 30 primeros días de gobierno vimos la gestión. La gestión estuvo pero lo que faltó fue la política.
La pulseada que comenzó con los despidos en la cuidad y generó la reacción de Moyano, que generó el decreto de intervención de Ob.SBA obra social de los trabajadores estatales de la ciudad que provocó la salida de la oposición de la Coalición Cívica en la legislatura.
Macri pecó de ingenuo al pensar que los problemas de la ciudad eran exclusivamente poblemas de gestión -que también sin duda lo son. El problema que el nuevo jefe de gobierno debe encarar ahora es político.
En este sentido, en este mes Mauricio Macri ha aprendido algo nuevo de la política, al menos desde un punto de vista ejecutivo. El desafío no es gestionar, sino gestionar a pesar de la oposición. En otras palabras, hacer política. Articular intereses, crear acuerdos.
El tablero ya está demarcado. En la burocracia -que también es la gestión- está la resistencia sindical que de alguna manera es como el peso de la oposición del gobierno nacional. Después está la oposición en la legislatura, que quiere participar de un gobierno del que no diverge demasiado ideológicamente.
En este sentido Macri deberá a empezar a realizar una serie de acuerdos políticos en varios campos. Espero por la gente que lo votó que estos acuerdos no acoten -o por el contrario que lo haga- el márgen de discrecionalidad del jefe de gobierno. En otras palabras que todo siga igual.

No hay comentarios: