martes, 1 de julio de 2008

Fotos de las carpas en plaza del Congreso: Entre el Circo y la Democracia.

En los sondeos coincidentales que realizan los noticieros de TV vemos gente que se queja de como las carpas obstaculizan el tránsito, no dejan pasar los colectivos para llegar al trabajo, gente que desestima lo que está sucediendo, palabras a favor y en contra. El acontecimiento es más trascendente que las opiniones capturadas por los noticieros.

Lo que está sucediendo en la plaza del Congreso, aunque debido a una contingencia política, una operación del gobierno para pasarle la presión del conflicto al poder legislativo, parecería estar teniendo una consecuencia inesperada pero positiva desde el punto de vista puramente democrático.
Las carpas que se han instalado en las plazas de los dos congresos por el conflicto con el campo despliegan una diversidad de demandas e intereses de sectores muy distintos. El acto de la instalación de las carpas es una manifestación que abre el campo para la constitución de sujetos e identidades en un plano concreto.

Esta forma de mostrar, de poner de manifiesto este ámbito para la indentificación introduce una política de la presencia, llena la dimensión de la participación, que ha estado ausente durante nuestra democracia delagativa.
Independietemente de la posición a favor o en contra del campo o del gobierno debemos reconocer este acontecimiento como una oportunidad de aprendizage democrático. Entender el proceso político como parte de la vida social. Traer la participación al seno de la democracia argentina.
Que de alguna manera la plaza del congreso sea un reflejo de lo que sucede adentro del Congreso. Bajo la vigilia del pueblo el parlamento deberá ser cuidadoso. Estas nuevas condiciones políticas han puesto a las instituciones democráticas casi literalmente a las ordenes del pueblo.
La agenda lesgislativa está siendo dictada por la sociedad civil. En este sentido a pesar del artículo 22 de la Constitución Nacional -como lo recuerda la carpa K- que dice que el pueblo no gobierna ni delibera sino a través de sus representantes, comienza a quebrar esta frontera entre el Estado y la Sociedad Civil.
Lo que está sucediendo en la plaza de los dos congresos es mucho más que militentes pagos con el vino y choripan. No digo que este tipo de militancia no esté presente. Pero reducir este acontecimiento a una movida de peones en un juego de ajedrez resulta una operación ilegítima.
La idea de la carpa hace referencia al campo semántico del círco. Está claro que el espectáculo es parte de esta movida política. En este sentido este acto político busca buscar un efecto -también- en su despliegue visual. En este sentido está de acuerdo con las movilizaciones políticas del siglo XX y aunque la liturgia peronista no suele desplegar este tipo de estrategias de manifestación y demanda legislativa, está íntimamente vinculado a esta tradición.
Aquí vemos el despliegue del discurso o como es que opera el discurso político fuera de la esfera específicamente lingüístico. La negociación de significado que plantea la teoría del análisis del discurso aquí se ve cristalizada. Lo que vemos que más que negociación hay una disputa del significado, o si se prefiere, en términos de Laclau, una disputa por la hegemonía.
La noción de disputa hegemonia desrcibe mejor esta situación. Pensar esto como negociación podría ser ingenuo porque nadie espera convencer a su interlocutor. Simplemente vemos como se despliega una fuerza ilocucionaria al rededor del discurso. Para decirlo en términos más específicos, la fuerza de los cuerpos ordenados al rededor del enunicado. Esto hace referencia a la distancia entre enunciado y enunciación.

Análisis del Discurso político. Análisis de imágenes. Fotos de las carpas en el Congreso. Posción del gobierno. Posción del campo. Cristina Fernandez de Kirchner. Peronismo. Organizaciones Sociales. Partido Justicialista. Nestor Kirchner. Conflicto por las retenciones moviles al congreso. Ruralistas en la plaza del Congreso.

No hay comentarios: