lunes, 28 de enero de 2008

Las últimas palabras de Bush



Hoy el presidente de los Estados Unidos realizó su último "State of the Union" (discurso anual ante el congreso) reconoció el declive del crecimiento de la economía, señaló los resultados en Irak ("Los terroristas están en retirada") y atacó a Chavez tildándolo de falso populismo.
Bush llega al final de su segundo mandato con uno de los índices de popularidad más bajos registrados para cualquier presidente norteamericano.
A pesar de esto su discurso encontró algunos apoyos en el congreso incluso entre las líneas de los demócratas como Ted Kennedy.
El descrédito de Bush se ve reflejado en la falta de un sucesor al "reinado Bush". Bush no apoya a ningún candidato republicano en estas elecciones. Esto tal vez marque las últimas palabras de un gobierno que reorientó la política norteamericana creando una nueva era de guerra y terror global.
En este último discurso a la Nación Bush tuvo un tono moderado. No hubieron logros rotundos que festejar y haber reconocido el amesetamiento de la economía sin duda fue un golpe duro. Aún así el presidente hizo un llamamiento y una búsqueda de apoyos para establecer tratados de libre comercio, especialmente con Colombia.
Lo mejor de todo es que esto marca el final de una era. Ojalá ya hayamos escuchado todo lo que este sujeto tiene para decir.

Otros Artículos Relacionados:

Recesión en Estados Unidos


Elecciones en Estados Unidos

Elecciones en Estados Unidos: ¿El primer presidente negro?

domingo, 27 de enero de 2008

Elecciones presidenciales en Estados Unidos: ¿El primer presidente negro?

Al cierre de las elecciones primarias en Carolina del Sur el candidato demócrata Barak Obama conseguía una amplia ventaja sobre su contrincante Hillary Clinton. Con una diferencia de 30 puntos sobre Clinton Obama parecería ser el candidato presidencial del partido demócrata.
Con este resultado Obama obtiene 54 electores para la convención demócrata. Esto podría terminar de frustrar la carrera de Hillary o animarla a crear nuevos acuerdos para crear una fórmula con otros candidatos. Sin duda la dupla Obama presidente, Clinton vice es muy atractiva. Un hombre de color y una mujer ocupando los cargos supremos de la casa blanca representaría un cambio radical a los 8 años de gobierno repúblicano.
Pero el partido demócrata aún debe enfrentar al candidato repúblicano que se está disputando entre John McCain y Mike Huckabee .
Lo que esperamos los que no tenemos ni voz ni voto en la democracia que sí tiene voz y voto -e incluso en buena parte del globo también bombas- sobre el mundo, que esto represente un cambio.

sábado, 19 de enero de 2008

El Gorilazo.

La visión cabalística de la política.

La visión de la política del cabalista bohemio Dovid Krafchow se plantea como la elección entre dos alimentos. Por un lado tenemos la manzana, una fruta suculenta. Simple, es lo que aparenta ser. Fuerte, poderosa y humilde. El hongo, clandestino, secreto, atraido por las toxinas, conectado. Un análisis realizado según la tradición de la Kabbalah.

El amigo y psiconauta José Sadrinas recomienda que visiten el sitio de Dovid Krafchow para recibir su mensaje.
Jewishbohemian.com

domingo, 13 de enero de 2008

Macri: La lección de los 30 primeros días.

Desde que Mauricio Macri asumió el gobierno de la ciudad de Buenos Aires el pasado 9 de diciembre arremetió dinámicamente contra la burocracia ordenando 2.300 despidos. Además anunció un plan de atención de salud preferencial en los hospitales públicos para los residentes de la ciudad.
En la política democrática podemos reconocer dos momentos. El primero es el acceso al poder y el segundo el ejericio del poder. Macri ha conseguido exitosamente llegar al gobierno pero ejercer el poder es una cosa completamente distinta. El jefe de gobierno porteño se ha propuesto ser eficiente y expeditivo. Macri está convencido que los anteriores jefes de gobierno han actuado con desidia respecto los problemas de la ciudad. La principal hipótesis que surge del diagnóstico de la ciudad es que los políticos no ha gestionado.
Durante los 30 primeros días de gobierno vimos la gestión. La gestión estuvo pero lo que faltó fue la política.
La pulseada que comenzó con los despidos en la cuidad y generó la reacción de Moyano, que generó el decreto de intervención de Ob.SBA obra social de los trabajadores estatales de la ciudad que provocó la salida de la oposición de la Coalición Cívica en la legislatura.
Macri pecó de ingenuo al pensar que los problemas de la ciudad eran exclusivamente poblemas de gestión -que también sin duda lo son. El problema que el nuevo jefe de gobierno debe encarar ahora es político.
En este sentido, en este mes Mauricio Macri ha aprendido algo nuevo de la política, al menos desde un punto de vista ejecutivo. El desafío no es gestionar, sino gestionar a pesar de la oposición. En otras palabras, hacer política. Articular intereses, crear acuerdos.
El tablero ya está demarcado. En la burocracia -que también es la gestión- está la resistencia sindical que de alguna manera es como el peso de la oposición del gobierno nacional. Después está la oposición en la legislatura, que quiere participar de un gobierno del que no diverge demasiado ideológicamente.
En este sentido Macri deberá a empezar a realizar una serie de acuerdos políticos en varios campos. Espero por la gente que lo votó que estos acuerdos no acoten -o por el contrario que lo haga- el márgen de discrecionalidad del jefe de gobierno. En otras palabras que todo siga igual.

viernes, 11 de enero de 2008

"Microfísica del Poder". M. Foucault.

(Entrevista Michel Foucault por Gilles Deleuze. "Microfísica del Poder". M. Foucault. Edit. La Epiqueta. Madrid. pp. 77 – 86.)

Michel Foucault: Un mao me decía: «entiendo bien por qué Sartre está con nosotros, por qué hace política y en qué sentido la hace: respecto a ti, en último término, comprendo un poco: tú has planteado siempre el problema del encierro. Pero Deleuze verdaderamente no lo entiendo». Esta cuestión me ha sorprendido enormemente porque a mí esto me parece muy claro.

Gilles Deleuze: Se debe posiblemente a que estamos viviendo de una nueva manera las relaciones teoría–práctica. La práctica se concebía tanto como una aplicación de la teoría, como una consecuencia, tanto al contrario como debiendo inspirar la teoría, como siendo ella misma creadora de una forma de teoría futura. De todos modos se concebían sus relaciones bajo la forma de un proceso de totalización, en un sentido o en el otro. Es posible que, para nosotros, la cuestión se plantee de otro modo. Las relaciones teoría–práctica son mucho más parciales y fragmentarias. Por una parte una teoría es siempre local, relativa a un campo pequeño, y puede tener su aplicación en otro dominio más o menos lejano. La relación de aplicación no es nunca de semejanza. Por otra parte, desde el momento en que la teoría se incrusta en su propio dominio se enfrenta con obstáculos, barreras, choques que hacen necesario que sea relevada por otro tipo de discurso (es este otro tipo el que hace pasar eventualmente a un dominio diferente). La práctica es un conjunto de conexiones de un punto teórico con otro, y la teoría un empalme de una práctica con otra. Ninguna teoría puede desarrollarse sin encontrar una especie de muro, y se precisa la práctica para agujerearlo. Por ejemplo, usted; usted ha comenzado por analizar teóricamente un modo de encierro como el manicomio en el siglo XIX en la sociedad capitalista. Después desembocó en la necesidad de que personas precisamente encerradas se pusiesen a hablar por su cuenta, que operasen una conexión (o bien al contrario es usted quien estaba en conexión con ellos), y esas personas se encuentran en las prisiones, están en las prisiones. Cuando usted organizó el grupo de información sobre las prisiones fue sobre esta base: instaurar las condiciones en la que los prisioneros pudiesen ellos mismos hablar. Sería completamente falso decir, como parecía decir el mao, que usted pasaba a la práctica aplicando sus teorías. No había en su trabajo ni aplicación, ni proyecto de reforma, ni encuesta en el sentido tradicional. Había algo muy distinto: un sistema de conexión en un conjunto, en una multiplicidad de piezas y de pedazos a la vez teóricos y prácticos. Para nosotros el intelectual teórico ha dejado de ser un sujeto, una conciencia representante o representativa. Los que actúan y los que luchan han dejado de ser representados ya sea por un partido, ya sea por un sindicato que se arrogaría a su vez el derecho de ser su conciencia. ¿Quién habla y quién actúa? Es siempre una multiplicidad, incluso en la persona, quien habla o quien actúa. Somos todos grupúsculos. No existe ya la representación, no hay más que acción, acción de teoría, acción de práctica en relaciones de conexión o de redes.

M. F.: Me parece que la politización de un intelectual se hace tradicionalmente a partir de dos cosas: su posición de intelectual en la sociedad burguesa, en el sistema de la producción capitalista, en la ideología que ésta produce o impone (ser explotado, reducido a la miseria, rechazado, «maldito», acusado de subversión, de inmoralidad, etc.); su propio discurso en tanto que revelador de una cierta verdad, descubridor de relaciones políticas allí donde éstas no eran percibidas. Estas dos formas de politización no eran extrañas la una a la otra, pero tampoco coincidían forzosamente. Había el tipo del «maldito» y el tipo del "socialista". Estas dos politizaciones se confundirían fácilmente en ciertos momentos de reacción violenta por parte del poder, después del 48, después de la Comuna, después de 1940: el intelectual era rechazado, perseguido en el momento mismo en que las «cosas» aparecían en su «verdad», en el momento en que no era preciso decir que el rey estaba desnudo. El intelectual decía lo verdadero a quienes a aun no lo veían y en nombre de aquellos que no podían decirlo: conciencia y elocuencia.

Ahora bien, lo que los intelectuales han descubierto después de la avalancha reciente que las masas no tienen necesidad de ellos para saber; saben claramente, perfectamente, mucho mejor que ellos; y lo afirman extremadamente bien. Pero existe un sistema de poder que obstaculiza, que prohibe, que invalida ese discurso y ese saber. Poder que no está solamente en las instancias superiores de la censura, sino que se hunde más profundamente, más sutilmente en toda la malla de la sociedad. Ellos mismos, intelectuales, forman parte de ese sistema de poder, la idea de que son los agentes de la «conciencia» y del discurso pertenece a este sistema. El papel del intelectual no es el de situarse «un poco en avance o un poco al margen» para decir la muda verdad de todos; es ante todo luchar contra las formas de poder allí donde éste es a la vez el objeto y el instrumento: en el orden del «saber», de la «verdad», de la «conciencia» del «discurso».

Es en esto en lo que la teoría no expresa; no traduce, no aplica una práctica; es una práctica. Pero local y regional, como usted dice: no totalizadora. Lucha contra el poder, lucha para hacerlo aparecer y golpearlo allí donde es más invisible y más insidioso. Lucha no por una «toma de conciencia» (hace tiempo que la conciencia como saber a sido adquirida por las masas, y que la conciencia como sujeto ha sido tomada, ocupada por la burguesía), sino por la infiltración y la toma de poder, al lado, con todos aquellos que luchan por esto, y no retirado para darles luz. Una «teoría» es el sistema regional de esta lucha.

G.D.: Eso es, una teoría es exactamente como una caja de herramientas. Ninguna relación con el significante... Es preciso que sirva, que funcione. Y no para uno mismo. Si no hay personas para utilizarla, comenzando por el teórico mismo, que deja entonces de ser teórico, es que no vale nada, o que el momento no llegó aún. No se vuelve sobre una teoría, se hacen otras, hay otras a hacer. Es curioso que sea un autor que pasa por un puro intelectual, Poust quien lo haya dicho tan claramente: tratad mi libro como un par de lentes dirigidos hacia el exterior, y bien, si no os sirven tomad otros, encontrad vosotros mismos vuestro aparato que es necesariamente un aparato de combate. La teoría no se totaliza, se multiplica y multiplica. Es el poder quien por naturaleza opera totalizaciones, y usted, usted dice exactamente: la teoría por naturaleza esta contra el poder. Desde que una teoría se incrusta en tal o cual punto se enfrenta a la imposibilidad de tener la menor consecuencia práctica, sin que tenga lugar una explosión. incluso en otro punto. Por esto la noción de reforma es tan estúpida como hipócrita. O bien la reforma es realizada por personas que se pretenden representativas y que hacen profesión de hablar por los otros, en su nombre, y entonces es un remodelamiento del poder, una distribución del poder que va acompañada de una represión acentuada; o bien es una reforma, reclamada. exigida. por aquellos a quienes concierne y entonces deja de ser una reforma es una acción revolucionaria que, desde el fondo de su carácter parcial está determinada o a poner en entredicho la totalidad del poder y de su jerarquía. Es evidente en el caso de las prisiones: la más minúscula, la más modesta reivindicación de los prisioneros basta para desinflar la pseudo-reforma PIeven. Si los niños consiguen que se oigan sus protestas en una Maternal, o incluso simplemente sus preguntas, esto sería suficiente para producir una explosión en el conjunto del sistema de la enseñanza: verdaderamente, este sistema en el que vivimos no puede soporta nada: de ahí su fragilidad radical en cada punto, al mismo tiempo que su fuerza de represión global. A mi juicio usted ha sido el primero en enseñarnos algo fundamental, a la vez en sus libros y en un terreno práctico: la indignidad de hablar por los otros. Quiero decir: la representación provoca la risa, se decía que había terminado pero no se sacaba la consecuencia de esta reconversión «teórica» —a saber, que la teoría exigía que las personas concernidas hablasen al fin prácticamente por su cuenta.

M. F.: Y cuando los prisioneros se pusieron a hablar, tenían una teoría de la prisión, de la penalidad, de la justicia. Esta especie de discurso contra el poder, este contradiscurso mantenido por los prisioneros o por aquellos a quienes se llama delincuentes es en realidad lo importante, y no una teoría sobre la delincuencia. El problema de la prisión es un problema local y marginal puesto que no pasan más de 100.000 personas cada año por las prisiones; en total actualmente en Francia hay probablemente 300 ó 400.000 personas que pasaron por la prisión. Ahora bien, este problema marginal sacude a la gente. Me ha sorprendido ver que se pudiesen interesar por el problema de las prisiones tantas personas que no estaban en prisión; me ha sorprendido que tanta gente que no estaba predestinada a escuchar este discurso de los detenidos, lo haya finalmente escuchado. ¿Cómo explicarlo? ¿No será porque de un modo general el sistema penal es la forma. en la que el poder como poder, se muestra del modo más manifiesto? Meter a alguien en prisión encerrarlo, privarlo de comida, de calefacción, impedirle salir hacer el amor..., etc., ahí está la manifestación del poder más delirante que se puede imaginar. El otro día hablaba con una mujer que había estado en prisión y ella decía: «cuando se piensa que a mí, que tengo cuarenta años, se me ha castigado un día en prisión poniéndome a pan sólo». Lo que me llama la atención en esta historia es no solamente la puerilidad del ejercicio del poder, sino también el cinismo con el que se ejerce como poder, bajo la forma más arcaica, la más pueril, la más infantil. Reducir a alguien a pan y agua, eso se nos enseña de pequeños. La prisión es el único lugar en el que el poder puede manifestarse de forma desnuda, en sus dimensiones más excesivas, y justificarse como poder moral. «Tengo razón para castigar puesto que sabéis que es mezquino robar, matar...». Es esto lo que es fascinante en las prisiones, que por una vez el poder no se oculta, no se enmascara, se muestra como tiranía llevada hasta los más ínfimos detalles, poder cínico y al mismo tiempo puro, enteramente «justificado» ya que puede formularse enteramente en el interior de una moral que enmarca su ejercicio: su tiranía salvaje aparece entonces como dominación serena del Bien sobre el Mal, del orden sobre el desorden.

G. D.: Al mismo tiempo lo inverso es igualmente verdad. No son solamente los prisioneros los que son tratados como niños, sino los niños como prisioneros. Los niños sufren una infantilización que no es la suya. En este sentido es cierto que las escuelas son un poco prisiones, las fábricas son mucho más prisiones. Basta con ver la entrada en Renault. O en otros sitios: tres bonos para hacer pipi en el día. Usted ha encontrado un texto de Jeremias Bentham en el siglo XVIII que precisamente propone una reforma de las prisiones: en nombre de esta alta reforma, establece un sistema circular que hace a la vez que la prisión renovada sirva de modelo, y que se pase insensiblemente de la escuela a la manufactura, de la manufactura a la prisión e inversamente. Es esto la esencia del reformismo, de la representación reformada. Al contrario, cuando las gentes a otra semejante invertida, no oponen una representatividad a la falsa representatividad del poder. Por ejemplo, recuerdo que usted decía que no existe justicia popular contra la justicia, eso sucede a otro nivel.

M. F.: Pienso que, bajo el odio que el pueblo tiene a la justicia, a los jueces, a los tribunales, a las prisiones, no es conveniente ver solamente la idea de otra justicia mejor, más justa, sino, y en primer lugar, y ante todo, la percepción de un punto singular en el que el poder se ejerce a expensas del pueblo. La lucha anti-judicial es una lucha contra el Poder. no creo que esto sea una lucha contra las injusticias, contra las injusticias de la justicia, y por un mejor funcionamiento de la institución judicial. Es asimismo sorprendente que cada vez que ha habido motines, revueltas y sediciones, el aparato judicial ha sido el blanco, al mismo tiempo y al mismo título que el aparato fiscal, el ejército y las otras formas de poder. Mi hipótesis, pero no es más que una hipótesis, es que los tribunales populares, por ejemplo en el momento de la Revolución. han sido una manera, utilizada por la pequeña burguesía aliada a las masas, para recuperar, para recobrar el movimiento de lucha contra la justicia. Y para recobrarlo. se ha propuesto este sistema de tribunal que se refiere a una justicia que podría ser justa, a un juez que podría dictar una sentencia justa. La forma misma del tribunal pertenece a una ideología de la justicia que es la de la burguesía.

G. D.: Si se considera la situación actual. el poder tiene por fuerza una visión total o global. Quiero decir que todas las formas de represión actuales, que son múltiples, se totalizan fácilmente desde el punto de vista del poder: la represión racista contra los inmigrados, la represión en las fábricas, la represión en la enseñanza, La represión contra los jóvenes en general. No es preciso buscar solamente la unidad de todas estas formas en una reacción de Mayo del 68, sino mucho más en una preparación y en una organización concertadas de nuestro próximo futuro. El capitalismo francés necesita de un «volante» de paro, y abandona la máscara liberal y paternal del pleno empleo. Es desde este punto de vista como encuentran su unidad: la limitación de la inmigración, una vez dicho que se confiaba a los emigrados los trabajos más duros e ingratos, la represión en las fábricas, ya que se trata de devolverle al francés el «gusto» por un trabajo cada vez más duro. La lucha contra los jóvenes y la represión en la enseñanza, ya que la represión de la policía es tanto más viva cuanto menos necesidad de jóvenes hay en el mercado de trabajo. Todas las clases de categorías profesionales van a ser convidadas a ejercer funciones policiales cada vez más precisas: profesores, psiquiatras. educadores en general, etc. Hay aquí algo que usted anuncia desde hace tiempo y que se pensaba que no se produciría: el refuerzo de todas las estructuras de encierro. Entonces, frente a esta política global del poder se hacen respuestas locales, cortafuegos, defensas activas y a veces preventivas. Nosotros no tenernos que totalizar lo que es totalizado por parte del poder, y que no podríamos totalizar de nuestro lado mas que restaurando formas representativas de centralismo y de jerarquía. En contrapartida, lo que nosotros podemos hacer es llegar a instaurar conexiones laterales, todo un sistema de redes, de base popular. Y es esto lo que es difícil. En todo caso, la realidad para nosotros no pasa en absoluto por la política en sentido tradicional de competición y de distribución de poder de instancias llamadas representativas a lo PC o a lo CGT. La realidad es lo que pasa efectivamente hoy en una fábrica, en una escuela, en un cuartel, en una prisión, en una comisaría. Si bien la acción comporta un tipo de información de naturaleza muy diferente a las informaciones de los periódicos (así el tipo de información de L'Agence de Presse Libération).

M. F.: Esta dificultad, nuestra dificultad para encontrar las formas de lucha adecuadas, ¿no proviene de que ignoramos todavía en qué consiste el poder? Después de todo ha sido necesario llegar al siglo XIX para saber lo que era la explotación, pero no se sabe quizá siempre qué es el poder. Y Marx y Freud no son quizá suficientes para ayudarnos a conocer esta cosa tan enigmática, a la vez visible e invisible, presente y oculta, investida en todas partes, que se llama poder. La teoría del Estado, el análisis tradicional de los aparatos de Estado no agotan sin duda el campo del ejercicio y del funcionamiento del poder. La gran incógnita actualmente es. ¿quién ejerce el poder? y ¿dónde lo ejerce? Actualmente se sabe prácticamente quién explota, a dónde va el provecho, entre qué manos pasa y dónde se invierte, mientras que el poder... Se sabe bien que no son los gobernantes los que detentan el poder. Pero la noción de «clase dirigente» no es ni muy clara ni está muy elaborada. «Dominar», «dirigir», «gobernar», «grupo en el poder», «aparato de Estado», etc., existen toda una gama de nociones que exigen ser analizadas. Del mismo modo, sería necesario saber bien hasta dónde se ejerce el poder, por qué conexiones y hasta que: instancias ínfimas con frecuencia, de jerarquía, de control, de vigilancia, de prohibiciones, de sujeciones. Por todas partes en donde existe poder, el poder se ejerce. Nadie, hablando con propiedad ,es el titular de él; y sin embargo, se ejerce siempre en una determinada dirección, con los unos de una parte y los otros de otra; no se sabe quién lo tiene exactamente; pero se sabe quién no lo tiene. Si la lectura de sus libros (desde el Nietzsche hasta lo que yo presiento de Capitalismo y esquizofrenia) ha sido para mí tan esencial es porque me parece que van muy lejos en el planteamiento de este problema: bajo ese viejo tema del sentido, significado, significante, etc., al fin la cuestión del poder, de la desigualdad de los poderes, de sus luchas. Cada lucha se desarrolla alrededor de un centro particular del poder (uno de esos innumerables pequeños focos que van desde un jefecillo. un guarda de viviendas populares, un director de prisiones, un juez, un responsable sindical, hasta un redactor jefe de un periódico). Y si designar los núcleos, denunciarlos, hablar públicamente de ellos, es una lucha, no se debe a que nadie tuviera conciencia, sino a que hablar de este tema, forzar la red de información institucional, nombrar, decir quién ha hecho, qué, designar el blanco, es una primera inversión del poder, es un primer paso en función de otras luchas contra el poder. Si los discursos como los detenidos o los de los médicos de las prisiones son luchas, es porque confiscan un instante al menos el poder de hablar de las prisiones, actualmente ocupado exclusivamente por la administración y por sus compadres reformadores. E1 discurso de lucha no opone al inconsciente: se opone al secreto. Eso da la impresión de ser mucho menos importante. ¿Y si fuese mucho más importante? Existen toda una serie de equívocos en relación a lo «oculto», a lo «reprimido», a lo «no dicho», que permiten «psicoanalizar» a bajo precio lo que debe ser objeto de una lucha. Es posible que sea más difícil destapar el secreto que el inconsciente. Los dos temas que aparecían frecuentemente hasta hace poco: «la escritura es lo reprimido» y «la escritura es de pleno derecho subversiva» me parece que traicionan un cierto número de operaciones que es preciso denunciar severamente.

G. D.: En cuanto a este problema que usted plantea: se ve bien quien explota, quien se aprovecha, quien gobierna, pero el poder es todavía algo más difuso —yo haría la hipótesis siguiente: incluso y sobre todo el marxismo ha determinado el problema en términos de interés (el poder está poseído por una clase dominante definida por sus intereses)—. De repente, se tropieza con la cuestión: ¿cómo es posible que gentes que no tienen precisamente interés sigan, hagan un maridaje estrecho con el poder, reclamando una de sus parcelas? Es posible que, en términos de inversiones, tanto económicas como inconscientes, el interés no tenga la última palabra, existen inversiones de deseo que explican que se tenga la necesidad de desear, no contra su interés, ya que el interés sigue siempre y se encuentra allí donde el deseo lo sitúa, sino desear de una forma más profunda y difusa que su interés. Es preciso estar dispuesto a escuchar el grito de Reich: y no, las masas no han sido engañadas, ellas han deseado el fascismo en un momento determinado! Hay inversiones de deseo que modelan el poder, y lo difunden, y hacen que el poder se encuentre tanto a nivel del policía como del primer ministro, y que no exista en absoluto una diferencia de naturaleza entre el poder que ejerce un simple policía y el poder que ejerce un ministro. La naturaleza de estas inversiones de deseo sobre un cuerpo social es lo que explica por qué los partidos o los sindicatos. que tendrían o deberían tener inversiones revolucionarias en nombre de los intereses de clase, pueden tener inversiones reformistas o perfectamente reaccionarias a nivel del deseo.

M. F.: Como usted dice, las relaciones entre deseo, poder e interés, son más complejas de lo que ordinariamente se piensa, y resulta que aquellos que ejercen el poder no tienen por fuerza interés en ejercerlo, aquellos que tienen interés en ejercerlo no lo ejercen, y el deseo de poder juega entre el poder y el interés un juego que es todavía singular. Sucede que las masas, en el momento del fascismo, desean que algunos ejerzan el poder, algunos que, sin embargo, no se confunden con ellas, ya que el poder se ejercerá sobre ellas y a sus expensas, ,hasta su muerte, su sacrificio, su masacre, y ellas, sin embargo, desean este poder, desean que este poder sea ejercido. Este juego del deseo, del poder y del interés es todavía poco conocido. Hizo falta mucho tiempo para saber lo que era la explotación. Y el deseo ha sido y es todavía un largo asunto. Es posible que ahora las luchas que se están llevando a cabo, y además estas teorías locales, regionales, discontinuas que se están elaborando en estas luchas y que hacen cuerpo con ellas, es posible que esto sea el comienzo de un descubrimiento de la manera en que el poder se ejerce.

G. D.: Pues bien, yo vuelvo a la cuestión: el movimiento revolucionario actual tiene múltiples focos, y esto no es por debilidad ni por insuficiencia, ya que una determinada totalización pertenece más bien al poder y a la reacción. Por ejemplo, el Vietnam es una formidable respuesta local. Pero, ¿cómo concebir las redes, las conexiones transversales entre estos puntos activos discontinuos, de un país a otro o en el interior de un mismo país?

M. F.: Esta discontinuidad geográfica de la que usted habla significa quizá esto: desde el momento que se lucha contra la explotación, es el proletariado quien no sólo conduce la lucha sino que además define los blancos, los métodos, los lugares y los instrumentos de lucha; aliarse al proletariado es unirse a él en sus posiciones, su ideología, es retomar los motivos de su combate. Es fundirse. Pero si se lucha contra el poder, entonces todos aquellos sobre los que se ejerce el poder como abuso, todos aquellos que lo reconocen como intolerable, pueden comprometerse en la lucha allí donde se encuentran y a partir de su actividad (o pasividad) propia. Comprometiéndose en esta lucha que es la suya, de la que conocen perfectamente el blanco y de la que pueden determinar el método, entran en el proceso revolucionario. Como aliados ciertamente del proletariado ya que, si el poder se ejerce tal como se ejerce, es ciertamente para mantener la explotación capitalista. Sirven realmente la causa de la revolución proletaria luchando precisamente allí donde la opresión se ejerce sobre ellos. Las mujeres, los prisioneros, los soldados, los enfermos en los hospitales, los homosexuales han abierto en este momento una lucha específica contra la forma particular de poder, de imposición, de control que se ejerce sobre ellos. Estas luchas forman parte actualmente del movimiento revolucionario, a condición de que sean radicales sin compromisos ni reformismos, sin tentativas para modelar el mismo poder consiguiendo como máximo un cambio de titular. Y estos movimientos están unidos al movimiento revolucionario del proletariado mismo en la medida en que él ha de combatir todos los controles e imposiciones que reproducen en todas partes el mismo poder.

Es decir, que la generalidad de la lucha no se hace ciertamente en la forma de esta totalización de la que usted hablaba hace un momento, esta totalización teórica, en la forma de "verdad". Lo que produce la generalidad de la lucha, es el sistema mismo de poder, todas las formas de ejercicio y de aplicación del poder.

G. D.: Y no se puede tocar un punto cualquiera de aplicación sin encontrarse enfrentado a este conjunto difuso que desde ese momento se estará forzando a intentar reverter, a partir de las más pequeñas reinvindicación. Toda defensa o ataque revolucionario parciales se ensamblan así con la lucha obrera.

Fuente: http://ceguch.8m.com/foucault.htm

Misión humanitaria de Chavez: las FARC liberan a dos rehenes.

Finalmente las FARC liberan a Conzuelo Gonzalez y Clara Rojas.

Hoy finalmente la misión humanitaria liderada por el presidente de Venezuela Hugo Chávez consiguió su primer éxito. Conzuelo Gonzalez y Clara Rojas fueron liberadas por las FARC y ya están de vuelta con sus familias en Venezuela.
En el momento del rescate en la selva Conzuelo Gonzalez y Clara Rojas se comunicaron por teléfono satelital con el presidente Chavez. Clara Rojas le transmitió al presidente Chavez un mensaje de las personas que permanecen en cautiverio. -"No puede bajar la guardia".
Sin ningún horizonte ecuménico de valores humanitarios, me gustaría ver esto como un gran acierto político de varias naciones, entre las cuales se destacan Venezuela, Colombia y Argentina.
Chavez recupera popularidad e imagen positiva en la opinión pública internacional.
Esto también podría ser otro "hito" en la historia del MERCOSUR -con lo mucho y poco que esto significa.

Artículos anteriores sobre el tema:

"El Fracaso de la liberación"

"La gran oportunidad de presentar una alternativa al "Plan Colombia"."



Jefe de Gobierno porteño -Arregle ese semáforo: Choca un colectivo 16 heridos

Hoy viernes 11 de enero a las 10.00 A.M en la esquina de Paso y Moreno un colectivo se incrustó en una esquina. Las cámaras de TN entrevistaban a una testigo del accidente. La señora contaba que dos días atrás había llamado pidiendo que arreglaran el semáforo. El considerable tránsito de esa esquina la hace muy peligrosa sin un semáforo. Conclusión, hay a la mañana chocó un colectivo y se hirieron 16 peronas.
Usemos esto como "benchmark" de la gestión del jefe de gobierno porteño Mauricio Macri. Hoy a la una y media el semáforo todavía no funciona. Al final de su gestión ¿llevará menos de dos días arreglar un semáforo?

miércoles, 9 de enero de 2008

Wayne Krantz. No se entiende bien. Pero está bueno.



El guitarrista, en cierta medida virtuoso, aunque no lo asuma, Wayne Krantz es un músico muy peculiar. Un músico que toca a través de los géneros y los rítmos de una manera inusual. Sin lugar a dudas un guitarrista único con una concepción de la forma muy particular. En este video lo escuchamos interpretando "Is Something I Don't Understand Yet", algo así como "Es algo que aún no comprendo todavía". Tampoco lo comprendo aunque está muy bueno. En esta canción Wayne Krantz varía constantemente las líneas melódicas, rítmicas y armónicas, transitando por rítmos de jazz, blues y rock. La genialidad descontrolada con la que Krantz ensambla este power trio nos suspende en el asombro y se regozijan en lo sublime de las bellas progresiones armónicas.
Escuchar esta música es como un zafari en tierras lejanas donde asechan fieras desconocidas. En el Super Music Index hay una reseñá de su disco
Wayne Krantz "Live in Oslo 1998".

El fracaso de la liberación: La oportunidad perdida.


A propósito de lo que decíamos en La gran oportunidad de presentar una alternativa al "Plan Colombia", al final el plan fracasó. Todos estos sueños de poder afianzar su liderazgo, establecer buenos vínculos diplomáticos y hasta conseguir que una nación europea como Francia "esté en deuda con él; establecer una imagen positiva para la opinión pública internacional. Todo esto se desvaneció.
Una pregunta que me hago es ¿que salió mal? Pura retórica no es -creo yo- lo único que el presidente Chavez debe haber usado para disuadir a las FARC. ¿Que habrá hecho -además de hablar- el presidente Chavez para conseguir que intenten liberar a Conzuelo Gonzalez y Clara Rojas?
Teniendo presente las sospechas -puro prejuicio, lo admito- de los procedimientos habituales en la política venezolana, como el caso de valija del caso de Antonini Wilson ¿Acaso les habrá ofrecido poca guita? Y con todas las armas que está comprando Venezuela, el medio millón de AK-47, las ametralladoras, ¿Le habrá ofrecido armas? Independientemente de estas especulaciones, al parecer, el presidente Chavez se quedó corto.
Una de las grandes amenazas de esta operación era la disputa de soberanía nacional que se le hacía al gobierno Colombiano. Alvaro Uribe ha resuelto eso al decidir contundentemente que no habrá más operaciones humanitarias.
Una verdadera oportunidad para una nueva alineación sudamericana se ha perdido.

La gran oportunidad de presentar una alternativa al "Plan Colombia".

La misión humanitaria internacional promovida por el presidente de Venezuela Hugo Chavez era una gran oportunidad de redamarcar la política internacional en Sudamerica. Existe otro interés detrás de la deseada liberación de Ingrid Betancourt. Colombia es una verdadera preocupación para los Estados Unidos en el campo de la guerra contra las drogas.
Intervenir en los asuntos internos de un país -a menos que como se comprueba actualmente en los hechos, se tenga un poder avasallante- es una cuestión muy delicada. Para el caso concreto de Colombia, donde el gobierno nacional no tiene acceso a una considerable extensión del país clave poder afirmar la legitimidad del presidente Álvaro Uribe. Agreguemos el elemento del interés del gobierno francés en la liberación de Ingrid Betancourt. Sin duda quien consiguiera que las FARC libere rehenes con valor político tan alto sería un heroe para la opinión pública internacional. Conseguir algo así abriría las puertas a la nominación del premio Nobel de la Paz. Una movida política que tendría repercusiones en los planos nacional e internacional. Atribuir esta iniciativa a una o varias personas como Chavez, Kirchner, Sarkozy, permitiría resaltar la figura del líder (como elemento de la razón populista (Laclau. 2005)). De tener éxito esto abriría nuevos caminos con nuevos liderazgos para la pacificación de Colombia.
Bajo el rótulo de "Misión humanitaria" se intentaba establecer una línea de diálogo con las FARC que se pudiera sostener con gestos concretos. El operativo -los helicópteros, los aviones, la logística- desplegado como para una película de Oliver Stone (quien resulta que estaba alli). El gran discurso del presidente Chavez. El discurso humilde del presidente Kirchner -ex-presidente, ahora soy un ciudadano común- aclaraba -si puedo facilitar en algo, estoy para eso.
Se pone en acción la operación. Se encienden los motores de los helicópteros soviéticos. Hollywood en Colombia. Pero tiene otra textura, otro color, otro lenguaje cinematográfico y también está hablado en nuestra lengua.

El plan humanitario de Chavez para obener la liberación de Ingrid Betancourt, con todos los elementos de la política latinoamericana es una oportunidad de plantear nuevos alineamientos políticos en la región. Es indiscutible que Argentina puede cumplir un papel muy importante en ese nuevo eje.

martes, 8 de enero de 2008

¿Quienes posibilitan esto?

Partícipes necesarios

Por: Mario Wainfeld

Los fiscales federales, integrantes del Ministerio Público, gozan de estabilidad en sus funciones mientras dure su buen desempeño. No ejercen sus cargos por tiempo determinado, no están supeditados a elección popular. Esa regla, similar a la que regula la actividad de los jueces, procura preservar la independencia del Poder Judicial y, en el caso concreto de los fiscales, su "autonomía funcional".
Ningún derecho o garantía es absoluto, tampoco éste. Los fiscales Roberto Domingo Mazzoni y Carlos Eduardo Flores Leyes pueden perder sus cargos, si así lo decide un jurado de enjuiciamiento al que serán sometidos. Así lo resolvió el 18 de diciembre pasado el procurador general, Esteban Righi, en un dictamen al que Página/12 tuvo acceso.
Los dos fiscales actúan en la provincia del Chaco, en cuyo poder judicial revistan desde hace más de treinta años. La decisión de Righi los suspende en sus cargos.


Cifras. El dictamen tiene más de 250 páginas y es un inventario de conductas espeluznantes. Recopila declaraciones de decenas de testigos de cargo, casi todos ellos sobrevivientes de la masacre de Margarita Belén.
Es el fin de un sumario que insumió más de dos años, lapso impuesto por la recolección de la prueba y también por los numerosos planteos de la defensa, que recorrieron desde la pertinencia de la vía elegida para sancionarlos hasta la caducidad de la acusación por el excesivo tiempo que duró el sumario. También hubo nulidades surtidas. Los planteos fueron rechazados y ahora los dos fiscales tendrán su día ante el Tribunal.
Los actos que configuran su "mal desempeño", en la mayoría de los casos, pueden llegar a constituir delitos graves. Su nómina se detalla en la nota principal (ver aparte). Baste decir a los efectos de esta columna que no son idénticos para los dos acusados pero sí muy similares. Y que incluyen, entre otros: omisión de denunciar delitos gravísimos (homicidios y torturas), omitir prevenir y encubrir actos de tortura, participación directa en actos de tortura y apremios ilegales, no brindar auxilio médico a detenidas embarazadas que fueron torturadas, omitir los recaudos para inscribir nacimiento de niños dados a luz en cautiverio, propinar trato indigno a parientes de detenidos.
El procurador subraya la "inusitada gravedad, cantidad, similitud y trascendencia de los sucesos reprochados a los magistrados" y añade, por si quedaran dudas, que "no se trata de meras irregularidades cometidas en el ejercicio de la función, sino, en la mejor de las interpretaciones, a la luz de los relatos coincidentes de las víctimas y el número considerable de episodios de indudable entidad, de una preocupante metodología que afecta al Ministerio Público como encargado de promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, en desmedro de su credibilidad frente a la sociedad".

Los malos de la película
.

A muchas personas del común les cuesta comprender o digerir el modo de funcionamiento de la Justicia, en especial el rol de abogados o fiscales. El proceso se estructura en base a la bilateralidad, dos partes que iluminan sus posiciones enfrentadas y que cuentan con asesoramiento letrado para preservar su igualdad. La misión del abogado o el fiscal es iluminar una posición, sustentar un interés. Lo suyo no es la imparcialidad sino el aporte a que una de los dos campanas suene mejor. Pueden (y en buena medida deben) dar lecturas interesadas de los hechos, recortar el relato, elegir las pruebas que más se avienen a su versión. La contraparte debe hacer lo mismo y de ese equilibrio nace la materia prima para la decisión del juez, que es el único que debe ser imparcial y contemplar todos los hechos.
La misión de los fiscales es acusar, lo que los torna especialmente odiosos, por lo general. Aun en Hollywood fueron los malos de la película durante más de medio siglo, dejando a los defensores el rango de héroes que fue encarnado con donaire por Spencer Tracy, Paul Newman, Tom Cruise, John Travolta, entre muchísimos más. Recién en el siglo XXI, en la era Bush, los fiscales prepotentes y topadores se transformaron en "muchachitos" de varias sitcom de moda.
Más allá de imaginarios populares o mediáticos, la función de las partes es consustancial a la Justicia, que necesita de contradicción y sentencia. El fiscal debe ser tenaz, encarnizado y hasta poco atento a los argumentos de los acusados. Claro que acá llega otro punto de difícil digestión para legos: el fiscal debe llevar agua para su molino pero ese cometido tiene límites establecidos por la regla del debido proceso. La ética profesional conjuga el arduo equilibrio de mejorar la posición de la parte que se representa pero limitándose en la elección de los medios. Flores Leyes (cuyos apellidos, parece, se corresponden muy mal con sus desempeños) y Mazzoni están sospechados de haber superado toda regla, incluso los parámetros morales más básicos.

Tiempo pasado, tiempo presente
.

A diferencia de la mayoría de los acusados de haber participado en el terrorismo de Estado, los fiscales Mazzoni y Flores Leyes continúan en funciones. Revistan en el Estado desde entonces, una continuidad atípica que impresiona.
El transcurso del tiempo es un argumento socorrido de la derecha argentina, que aduce que es disfuncional "seguir mirando al pasado", sin percatarse de que ésa es, en sustancia, la función del Poder Judicial. Las defensas de los acusados en este caso (ya se dijo) invocaron el paso de los años para intentar eximirlos de condena: articularon caducidades y prescripciones.
Esos argumentos son contrarios al derecho internacional vigente, inmorales y poco serios en todas las situaciones. Desplegados por quienes siguen ocupando cargos públicos el despropósito se potencia, si tal cosa fuera posible.
Righi lo analiza y fulmina con propiedad, escribiendo textualmente: "el tiempo transcurrido desde que se verificaron los hechos y omisiones reprochados, lejos de atenuar la situación, la agrava, pues precisamente la finalidad del Ministerio Público es la promoción de la justicia y nada hay más opuesto al cumplimiento de ese cometido que la impunidad". Dicho de otra manera: la perpetuación de la impunidad en crímenes de lesa humanidad no genera derechos.

Los que van al banquillo.

Las sentencias dictadas hasta ahora y el tema que nos ocupa muestran una cierta desproporción en el número de supuestos represores que van al banquillo de los acusados. Los militares de carrera son, relativamente, pocos. Hay también ex policías, un sacerdote católico, médicos, ahora fiscales. La asimetría tal vez se vaya modificando con el avance de los procesos judiciales. Para eso es imprescindible que los tres poderes del Estado se pongan las pilas y estatuyan reglas procesales y normas para acelerar los trámites, preservando las garantías a los acusados, tanto como la protección a víctimas y testigos.
De cualquier modo, la presencia de civiles, funcionarios o sacerdotes refleja la realidad de una dictadura cívico-militar cuyo plan sistemático de exterminio no podía prosperar sin actores que revistaran fuera de los cuarteles.
Que se acuse a hombres de derecho de haber sido partícipes no es novedad pero espanta. Que esas personas –pesando sobre ellos el desprecio de las víctimas y haciéndose los sordos frente a una multitud de testimonios que los sindican como autores de conductas aberrantes– hayan seguido trabajando sin haber dado un paso al costado por remordimiento, por recato o por lo que fuera, es todo un detalle.

Fuente: lafogata.org (Link)

sábado, 5 de enero de 2008

Colin Hay de Men at Work canta el clásico Overkill en la serie de televisión Scrubs

Un episodio memorable en el que Colin Hay cantante de la banda de los 80 men at work interpreta una versión unplugged de uno de los éxitos de la banda.
Aunque descontextualizado del capítulo las imágenes no tienen bastante sentido. De todas maneras son bastante expresivas. Independientemente del sentido que le podamos dar, la canción sique siendo hermosa.

El estado del video en internet: El Top 3.

En estos últimos años hemos precensiado una revolución ó la segunda revolución de internet, también llamada web 2.0. Uno de los pilares de esta revolución fue el video transmitido en demanda. Youtube presentó un modelo simple, abierto donde se almacenan miles de videos que son vistos por millones de personas. La multi-millonaria compra (1.650.- Millones de dólares) de Youtube por Google demostró que el servicio de video en linea prometía ser un negocio grande y ponía de manifiesto que existía una voluntad financiera de las grandes compañías de tecnología invirtieran en este tipo de tecnología.
Desde este hito de la venta de Youtube han aparecido una serie de emprendimientos en este campo. Algunos no han logrado trascendencia otros parece que crearán tendencia.
En este sentido podemos hablar de la tecnología que introdujo Youtube que se parece mucho a la de otros proveedores de este servicio como metacafe, dailymotion, blipTV, hasta funnyordie. En esta línea ninguno de estas compañías logró diferenciarse -más que en algún sentido local, donde puede tener más influencia alguna de estas compañías- de Youtube. YouTube con su volumen y cantidad de contenido apareció como el proveedor #1 de video en linea en demanda.
En segundo lugar podríamos considerar a Veoh, que a pesar de ser muy similar a YouTube, ha logrado diferenciarse de este. La principal inovación de Veoh es VeohTV, un software que permite navegar y administrar tus canales y videos favoritos. Este sistema permite ver videos en pantalla completa. Otro aspecto importante de la tecnología de Veoh es su capacidad de almacenaje y su velocidad de transferencia, que acelerado con software como SpeedBit Video de los creadores del Download Accelerator Plus (DAP), permite ver clips más largos. Esto ha generado que los usuarios comenzaran a cargar material más extenso como capítulos de programas de televisión y películas.
Este tipo de características Veoh comienza a disputar un espacio a la televisión corriente.
En tercer lugar podríamos ubicar a Stage6. Stage6 es el servicio de video de DivX que permite ver video de alta definición en línea. Esa tecnología permite ver videos en demanda como Youtube, pero en mayor definición de imagen y sonido y contenido de mayor duración. Este sitio es uno de los principales servidores de películas y programas de televisión. Esta tecnología hace que mirar televisión o películas se asemeje mucho a la experiencia de ver TV o películas en DVD.

Conclusión:

En algún sentido este artículo resume algunas de las formas de hacer efectiva la migración digital. Esto es desplazar muchos de nuestros habitos cotidianos al mundo digital.

#1. Primer Lugar: Youtube

#2. Primer Lugar: Veoh

#3. Tercer Lugar: Stage6

Para algunos esto puede parecer preocupante desde una perspectiva tipo "the matrix", donde el sistema e internet funcionan como un sistema opresivo. Por otro lado, en "the matrix" Neo necesita entrar a la red para liberar a la humanidad. También "el sistema" tiene fisuras a través de las que podemos penetrar con intensiones emancipatorias.

Notas: Recomendamos SpeedBit Video, un sofware acelerador de video que funciona para Youtube y veoh. Recomendamos tambiénVeohTV para maximizar la búsqueda y la experiencia en la visualización del video.
Por último recordamos que para visualizar videos en Stage6 es necesario instalar la extensión DivX en su navegador.

También publicado en internet 2.0