lunes, 29 de junio de 2009

El discurso político incompleto: El pro en su encrucijada como discurso del poder

La vitoria de la Unión Pro en la provincia y la cuidad de Buenos Aires presenta la asunción de una nueva forma de enunciación política. Este nuevo discurso política se muestra como un discurso no adversativo, que no tendría un contra-destinatario, un enemigo y no polémico. En otras palabras un discurso que carece de atributos políticos. Algo así como una despolitización del discurso político.
En el discurso pronunciado por Mauricio Macri y Francisco De Narvaez anoche en Costa Salguero se pudo apreciar de este dispositivo con el que lograron velar el elemento adversativo de su discurso. En este sentido, el discurso de Macri y De Narvaez es político, porque a pesar de sus modulaciones connciliatorias, hay un claro adversario. Este discurso tiene un claro contra-destinatario. "La vieja política", "la mala política", "el maltrato", "los que no escuchan", son formas alusivas de quienes cuando se los menciona en forma directa son aquellos a quienes buscan ayudar. En otras palabras, el discurso político del pro ha solapado su desprecio por los Kirchner en la ilusión (pro)positiva. Como si el pro tuviera otra propuesta que disputar la hegemonía que establecieron los Kirchner.
Esta forma de este discurso solo puede ser transitoria y eventualmente necesitará una definición. Por otro lado la victoria electoral ubica este discurso en un lugar de poder. Éste siempre fue un discurso del poder ecónimica y ahora también lo es del poder político. La posición de poder siempre genera resistencia y polarización.
Este nuevo lugar desde donde el pro enuncia comenzará a delinear un contrincante que asuma de manera manifiesta su contrincante político.

No hay comentarios: