viernes, 7 de agosto de 2009

G.I. Joe - Ó como venderle a los chicos la cruzada contra el terrorismo

Hace tiempo -haciendo memoria retrospectiva- me dieron ganas de escribir sobre un recuerdo de la infancia. Con el tiempo uno puede de a poco ir decantando los mensajes de los dibujitos que nos mostraban cuando éramos chicos. Una favorita era G.I. Joe.
Pero, ¿Que había detrás de G.I Joe? Este inocente y fantástico dibujito animado es casi como una profesia de la realidad de los años 90 y comienzos del siglo XXI. Soldados del mundo libre unidos contra un misterioso terrorista.
La similitud entre esta ficción y la realidad no está lo general sino en los pequeños detalles. El aspecto más prominentemente llamativo es la figura del terrorista. Un sujeto al que no se le puede ver la cara pero que claramente tiene un asento extraño, zezea, casi como si fuera un extranjero como un árabe. La impresición de la identidad del enemigo -más allá de la denotación- es tan real como en la realidad de la guerra contra el terror que llevó a la invasión de Irak al estilo G.I. Joe.
Considero que menospreciamos la influencia que ejercen programas de dibujos animados para niños como G.I. Joe y video juegos en los que hay que dispararle a individuos con AK-47, en la conformación de una conciencia social que posibilite que una democracia invada otro país sin una razón sustancial.
Pero ahoa G.I. Joe es una película para jóvenes y jóvenes adultos, ¿De que nos querrán convencer ahora?

No hay comentarios: