martes, 4 de agosto de 2009

Migración Digital, Internet 2.0, identidades virtuales y Sujetos reales.

Identidades virtuales y Sujetos reales: Por el derecho al acceso universal a Internet

Por: Tito Ortiz

Estamos asistiendo a un acontecimiento político que ha sido menospreciado. En los encuentros de Floggers en el Abasto de Buenos Aires se manifiesta un nuevo Sujeto constituido en identidades virtuales. Hasta ahora lo común era que una comunidad real migrara a una comunidad virtual. Con los Floggers vimos como una comunidad virtual se convirtió en una comunidad real.

Esto no significa que los Floggers se erijan en un Sujeto político eficiente, sino más bien que hay algo político en la constitución de esta identidad en la que Internet es un factor fundamental. En este sentido podemos pensar Internet como más que una red informática que hace posible que algunos procesos sean más dinámicos; sino como un medio que habilita nuevas formas de identificarse y en consecuencia generar nuevos Sujetos (políticos).

El término migración digital hace referencia a la creciente cantidad de actividades que se realizan por Internet. En este sentido hace referencia a cosas podíamos hacer a través de otros medios, como compartir fotos -ó videos (VHS, DVD, etx.)- con otras personas por medio de los clásicos albums de fotos, que ahora lo hacemos a través de medios digitales. Al mismo tiempo estos medios digitales crean nuevas condiciones y con ellas nuevas actividades. En este sentido no solo podemos esperar que muchas de las cosas que realizamos en algún momento migren a medios digitales y al mismo tiempo surgirán nuevas actividades de naturaleza específicamente digital.

A esto debemos agregar lo que mencionábamos al comienzo, los Floggers, ó mejor dicho los nativos digitales. Al mismo tiempo que hablamos de una migración digital, lo que implica una transformación en las identidades ya establecidas2 debemos considerar a los nativos digitales, lo que implica la emergencia de nuevas identidades y la posibilidad de hacer de las comunidades virtuales comunidades reales.

Está claro que esto no es trabajo de los Floggers sino de la política.

Obama es sin duda el caso más claro de la encrucijada de la política en la era de la migración digital. La incorporación de Youtube –donde publica un video con un discurso semanalmente- como nuevo canal para-oficial de la casa blanca es sin duda un hito que conlleva transformaciones políticas profundas. Esta transformación es justamente que el presidente de los Estados Unidos utilice el mismo canal que cualquier puede acceder de forma gratuita. Esto, cualquier usuario de este servicio podría contestarle por el mismo medio y que su demanda sea escuchada por un público muy amplio.

Independientemente de la forma concreta, es evidente que los medios digitales como Internet están teniendo un impacto importante en la democracia. Esto hace del acceso a Internet una demanda democrática. Para el caso concreto de la Argentina la alfabetización digital es un desafío que la política debe enfrentar de manera urgente. Pero para eso los chicos necesitan computadoras y en muchos casos electricidad para poder hacerlas funcionar. Está claro entonces –para los países como la Argentina- que la demanda por alfabetización digital reivindica muchos más derechos que el de tener Internet.

Existe una propuesta realizada por Nicholas Negroponte a Cristina Kirchner para equipar a un millón de niños con una Laptop de 300 dólares construida para las necesidades específicas de zonas pobres. Se podrían decir muchas cosas en contra de este proyecto, sobre como el punto de vista de las necesidades de uno mismo que puede tener otro, en especial cuando ese otro es un ingeniero, pero aún llevándose a cabo esta experiencia y fracase, vale todo esfuerzo por llevar la revolución digital al corazón del territorio argentino.

Un elemento de la revolución informática –tal vez su elemento revolucionario- es el Open Source (código abierto) desarrollado por el proyecto GNU y posteriormente por Linux. Lo más interesante que detrás de este sistema operativo libre (en un sentido muy amplio) existe una filosofía3 que manifiestamente propone un nuevo régimen digital comunitario. Detrás del sistema operativo Linux existe una propuesta política. Claramente la idea detrás de Linux es que los usuarios puedan adaptar libremente el sistema operativo a sus necesidades. Esto ha traído consigo una batalla que claramente es político: El Copywrite ó derechos intelectuales. La respuesta del Open Source al Copywrite a sido el CopyLeft. Esto es nuevos derechos atributivos no comerciales, lo que para la industria del software -como Microsoft- es una abominación.

En este sentido podemos decir que la migración digital debería radicalizarse liberando el código y permitiendo que cada usuario acceda a éste y lo modifique de acuerdo a su deseo y por medio de un trabajo comunitario.

En este punto encontramos una encrucijada para la migración digital. La cuestión del sistema operativo que en definitiva es lo que determina como accedemos a nuestra comunidad digital.

De aquí podemos extraer una propuesta política muy concreta. El Estado argentino debería incurrir en un programa de transformación tecnológica adoptando Linux como sistema operativo para toda la administración pública. La pregunta es muy símple ¿Por qué el Estado Argentino debería pagar por software cuando puede utilizar uno gratis que se amolda mejor a lo se desea realizar?

Más allá de esto el alcance de la implementación de un sistema operativo de estas características a nivel del Estado podría tener un efecto político en ámbitos inpensados. Independientemente que esto permita integrar redes a distintos niveles el hecho que el desarrollo de software de base se una cuestión de Estado debería traer consecuencias muy palpables en términos de desarrollo de técnicos e ingenieros en estas áreas y con ello la creación de valor y capital humano. Al mismo tiempo esto debería retroalimentarse con cualquier programa de alfabetización digital. Quizá lo más ambicioso sea introducir el código abierto en las escuelas.

Para cerrar esta cuestión sobre la migración podemos mencionar un caso paradigmático. Una persona tuvo la iniciativa de por Facebook pedir que se le cambie el nombre a una calle en Mar de Ajó4. Este petitorio fue creciendo al punto de que el consejo deliberante trato el proyecto y lo aprobó.

En algún sentido –y este caso lo demuestra- los medios digitales pueden generar identidades que se cristalicen en demandas políticas realizables.

Por esto mismo creemos que garantizar el acceso a Internet debe ser un derecho democrático, que en el caso de la argentina posibilita muchas otras reivindicaciones, como acceso a energía eléctrica, etc.


1Actividad de nuestra vida cotidiana que comenzamos a realizar a través de Medios Digitales como Internet. Cosas como fijarse la temperatura, leer las noticias y enviar mensajes de texto (e-mails). Esto si no tiene cuenta de Facebook. Ver las actualizaciones de personas en sus redes sociales, compartir fotos y otros medios (media), sonidos, videos. Utilizar correo electrónico de Gmail (Google), Yahoo! ó Hotmail (Microsoft). Servicio de mensajería instantánea como el Messenger de MSN o Yahoo!; Google Talk o incluso el de Facebook. Servicios digitales como Youtube, MySpace, Blogger, Flickr, hasta Fotolog. Marcadores sociales como Technorati, Delicious, Digg, menéame, etc.

2 Cualquiera puede experimentar esta cuando un pariente mayor envía un e-mail o utiliza un medio digital.

3 El texto que se ha establecido como piedra angular del movimiento de código abierto es “The Cathedral and the Bazaar” del Hacker Eric Raymond expone muy visualmente los proyectos cerrados y centralizados del software propietario (la catedral) versus los sistemas abiertos de transacción como los bazares. Uno podría realizar una lectura política de este texto con mucha facilidad y llegar a la conclusión de que los sistemas operativos pueden ser opresivos para los procesos de migración digital.

* Extracto del texto "Diez Cosas que siempre quiso saber sobre el postestructuralismo y nunca se animó a preguntar" Presentado en el IX Congreso Nacional de Ciencia Política. (SAAP)

No hay comentarios: