viernes, 23 de enero de 2009

Eduardo Galeano: Operación Plomo Impune

Fuente: www.kaosenlared.net/ 16 enero 2009
Original: Brecha

Todo indica que esta carnicería de Gaza, que según sus autores quiere acabar con los terroristas, logrará multiplicarlos. Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso.

Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo. Ni siquiera tienen derecho a elegir sus gobernantes.

Cuando votan a quien no deben votar, son castigados. Gaza está siendo castigada. Se convirtió en una ratonera sin salida, desde que Hamas ganó limpiamente las elecciones, en el año 2006. Algo parecido había ocurrido en 1932, cuando el Partido Comunista triunfó en las elecciones de El Salvador.

Bañados en sangre, los salvadoreños expiaron su mala conducta y desde entonces vivieron sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen.

Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamas, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelita usurpó. Y la desesperación, a la orilla de la locura suicida, es la madre de las bravatas que niegan el derecho a la existencia de Israel, gritos sin ninguna eficacia, mientras la muy eficaz guerra de exterminio está negando, desde hace años, el derecho a la existencia de Palestina.
Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa.

Los colonos invaden, y tras ellos los soldados van corrigiendo la frontera. Las balas sacralizan el despojo, en legítima defensa.

No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania.

Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo. En cada una de sus guerras defensivas, Israel se ha tragado otro pedazo de Palestina, y los almuerzos siguen. La devoración se justifica por los títulos de propiedad que la Biblia otorgó, por los dos mil años de persecución que el pueblo judío sufrió, y por el pánico que generan los palestinos al acecho.

Israel es el país que jamás cumple las recomendaciones ni las resoluciones de las Naciones Unidas, el que nunca acata las sentencias de los tribunales internacionales, el que se burla de las leyes internacionales, y es también el único país que ha legalizado la tortura de prisioneros.

¿Quién le regaló el derecho de negar todos los derechos? ¿De dónde viene la impunidad con que Israel está ejecutando la matanza de Gaza? El gobierno español no hubiera podido bombardear impunemente al País Vasco para acabar con eta, ni el gobierno británico hubiera podido arrasar Irlanda para liquidar al ira.

¿Acaso la tragedia del Holocausto implica una póliza de eterna impunidad? ¿O esa luz verde proviene de la potencia mandamás que tiene en Israel al más incondicional de sus vasallos?


El ejército israelí, el más moderno y sofisticado del mundo, sabe a quién mata. No mata por error. Mata por horror. Las víctimas civiles se llaman daños colaterales, según el diccionario de otras guerras imperiales.

En Gaza, de cada diez daños colaterales, tres son niños. Y suman miles los mutilados, víctimas de la tecnología del descuartizamiento humano, que la industria militar está ensayando exitosamente en esta operación de limpieza étnica.

Y como siempre, siempre lo mismo: en Gaza, cien a uno. Por cada cien palestinos muertos, un israelí.

Gente peligrosa, advierte el otro bombardeo, a cargo de los medios masivos de manipulación, que nos invitan a creer que una vida israelí vale tanto como cien vidas palestinas. Y esos medios también nos invitan a creer que son humanitarias las doscientas bombas atómicas de Israel, y que una potencia nuclear llamada Irán fue la que aniquiló Hiroshima y Nagasaki.


La llamada comunidad internacional, ¿existe?

¿Es algo más que un club de mercaderes, banqueros y guerreros? ¿Es algo más que el nombre artístico que Estados Unidos se pone cuando hace teatro?

Ante la tragedia de Gaza, la hipocresía mundial se luce una vez más. Como siempre, la indiferencia, los discursos vacíos, las declaraciones huecas, las declamaciones altisonantes, las posturas ambiguas rinden tributo a la sagrada impunidad.

Ante la tragedia de Gaza, los países árabes se lavan las manos. Como siempre. Y como siempre, los países europeos se frotan las manos.

La vieja Europa, tan capaz de belleza y de perversidad, derrama alguna que otra lágrima, mientras secretamente celebra esta jugada maestra. Porque la cacería de judíos fue siempre una costumbre europea, pero desde hace medio siglo esa deuda histórica está siendo cobrada a los palestinos, que también son semitas y que nunca fueron, ni son, antisemitas.

Ellos están pagando, en sangre contante y sonante, una cuenta ajena.

(Este artículo está dedicado a mis amigos judíos asesinados por las dictaduras latinoamericanas que Israel asesoró.)

domingo, 18 de enero de 2009

La muerte del liberalismo

La muerte del liberalismo.

Por. ricky esteves

"He abandonado los principios del libre mercado para salvar al libremercado."
George Bush, 16 de diciembre, 2008.

Así como la caida del muro de Berlin en 1989 significó la caida del comunismo, la crisis financiera internacional del 2008 singifió la caída del liberalismo. El colapso de las bolsas mundiales tras la crisis de las hipotecas inmobiliarias en los EE.UU. desencadenó el derrumbe de las principales entidades finacieras norteamericanas como el Citi Group y el Bank of America -arrastrando consigo otras industrias como la automotriz- que obligaron al gobierno de George W. Bush a tomar medidas para rescatar el sistema finaciero y la economía. La mayor intervención en la economía de la historia; y esta fue realizada por un liberal. Que un liberal tome una desición política diametralmente opuesta al dogma que defendió a fuego de cañón pone al descubierto una contradicción que amenaza con desintegrar los fundamentos ideológicos del liberalismo. Antes de continuar es importante una distinción entre capitalismo y liberalismo. Consideramos que puede haber distintos capitalismos con matices, liberales, sociales, y monopólicos del Estado. Lo que decimos que cae no es el capitalismo como sistema económico sino el liberalismo como ideología política del capitalismo.
Si comparamos aquella caida del comunismo de 1989 con esta podríamos decir que en el primer caso el comunismo cayó en competencia con el liberalismo. En el caso del liberalismo, este cae, no en competencia, sino por sus propias contradicciones. El gobierno de Bush fue responsable de esto al estimular un crecimiento económico basado en la creación de valor efímero con productos financieros que se sostenian en un expectativa la continua expansión sobre las bases de un pacto político sin garante. Cuando sucedió el episodio de ENRON, Bush pudo haber intervenido creando mecanismo para controlar a las corporaciones de realizar actos como este. pero eso hubiera implicado una mayor responsabilidad financiera que no hubiera permitido los márgenes de rentabilidad que hacian al patrón de acumulación de comienzos del siglo XXI.
Esta crisis, necesariamente, necesite de un ajuste político radical como pudo ser (y salvando las distancias en muchos sentidos) como la revolución francesa. Con esto no quiero decir que necesarimente se tenga que experimentar la violencia revolucionaria del robespierismo y el terror del Termidor. La metáfora del cambio al estilo "revolución frances" hace más referencia a que en esta crisis más que los pobres -que pierden siempre, haya expansión o recesión- lo que perdieron en esta crisis son los megamillonarios. Esto no significa que eventualmente la contracción económica la sientan todos, con mayor intensidad los que menos tienen. Pero como en la revolución francesa, los verdaderos resentidos son los que más tienen y más han perdido. En este sentido el pedido de cambio es más una demanda burguesa que popular (teniendo en cuenta el caso de Obama podríamos decir que además de burguesa, popular). Pero en este caso la demanda burguesa no es por libertad económica sino todo lo contrario. -"Controlen"- dicen. -"Regúlenos". Hasta en un tono desesperado. -"Rescátenos".
Es evidente que este plan de salvateja no es el giro político del que hablamos sino un oportunismo de último minuto para saquear y repartir el botín entre aquellos afines al círculo de los Bush. En este sentido todos sabemos cual será el destino del pedido de auxillo económico que realizó Larry Flynt para salvar a la industria de la pornografía. Porque a uno sí y a otro no?
Indiscutiblemente Obama significa un viraje político importante. La pregunta que tenemos que hacernos respecto a este viraje son los compromisos políticos de Obama y el tremendo endeudamiento que le deja Bush. Que podemos esperar de Obama en este contexto?
La propuesta que nos gustaría presentar en este momento en que el liberalismo político se encuentra en retirada es la necesidad de brindarle contenido político a las transformaciones que se vienen dando en distintos campos como el tecnológico, de las comunicaciones, democrático, etc. Existe un importante desajuste entre el paradigma político y los paradigmas de distintos campos que pide ser saldado.
Es necesario desplazar el sujeto del esquema político del individuo al pueblo. Esto significa que los gobiernos deberan atender nuevas demandas cualitativamente diferentes. Demandas que provengan de un nuevo sujeto. Es necesario perseguir un nuevo tipo de libertad. Una libertad que asegure un piso para un sujeto colectivo, indefinido, con el que cualquier sujeto se pueda identificar y que permita redimir en el campo de lo Real cualquier demanda individual que pueda articularse discursivamente con las demandas de este sujeto privilegiado: el pueblo.
En otra dimensión, es importa resaltar la necesidad de renunciar a ciertos valores (burgueses) que han naturalizados formas que determinan formas particulares de consumo.
Esto sonaría como un crimen a la libertad (en terminos del liberalismo) del consumo al moldearlo de una forma particular. Pero en definitiva hoy mismo el liberalismo esta moldenado de una forma particular el consumo al arrastrarnos a la recesión económica. Por otro lado debemos ser muy ingenuos si pensamos que el liberalismo -o la libertad de mercado- presentan un campo de apertura que permiten a la voluntad manifestarse plenamente. Nosotros elegimos pero dentro del rango de lo que nos ofrecen los supermercados en su góndolas. En este sentido una libertad popular no deja de ser, como en el caso del liberalismo, una forma particular de libertad.

jueves, 1 de enero de 2009

2009: El año de las transformaciones políticas

Este blog ha estado inactivo por casi un mes y su actividad ha estado declinando un poco en los últimos meses del año que acaba de terminar. Esto no se debe a que en el mundo no estuvieran sucediendo cosas. Todo lo contrario, el mundo está en fuego. Aquellas cosas de las que veníamos escribiendo estallaron de forma impredecible. Terminamos el 2007 con el retorno -como de lo reprimido- de la palabra "capitalismo". Esta palabra velada -casi invisible- que al mismo tiempo es el significante que organiza todo el discurso: Capitalismo. Que esta palabra se haya vuelto a instalar en los medios, en las discusiones, en el discurso; abre la posibilidad de nuevos desplazamientos que permitan articular nuevos discursos, nuevas formas de decir nuestra realidad.
Empiezo el 2009 con una nueva tesis. Así como 1989 con la caída del muro de Berlín significó la desaparición del comunismo; el 2008 y su crisis financiera significó la muerte del liberalismo. La diferencia entre estos dos casos es que en el primero el socialismo cayó por la competencia contra otro sistema o ideología: "el liberalismo". En el caso del 2008, el liberalismo cae no en competencia sino por las contradicciones internas de esta formas actuales del capitalismo financiero. Para decirlo en palabras claras; el liberalismo cae cuando un presidente "ultra liberal" como George Bush realiza la intervención en la economía más bestial de la historia. Cuando sucede eso, que los liberales dejan de ser liberales, es que se comienza a desintegrar el liberalismo como ideología, sino como doctrina económica. Esto se puede observar a otro nivel cuando la revista Noticias dedica en la portado al hombre del año 2008 a John Maynard Keynes. Así es, el amigo de Ludvig Wittgenstein y responsable del modelo económico intervencionista que rescató de la crisis financiera de 1930 a Europa y Estados Unidos creando un Estado de Bienestar.
No creo que estemos en un retorno a esos modelos como de que se han desarrollado ciertas "revoluciones" en distintos campos aislados que no se les ha podido dar un contenido político. En otras palabras, el sistema económico-financiero mundial está enfrentando forzozamente un cambio, (los sistemas de las comunicaciones han revolucionado nuestras vidas), las subjetividades, las identidades y reordenamiento del Estado frente a estos nuevos (como el caso de Tania, la travesti que consiguió un DNI de mujer) Sujetos, que en consecuencia son políticos. Lo que no ha habido es un "ajuste" político que acompañara estos cambios y revoluciones.  No ha habido una propuesta política que le de contenido a los cambios y transformaciones en estos campos.
En Debates Actuales de la Teoría Contemporánea (actividad academica subversiva) nos hacemos la pregunta sobre éste contenido político ausente en las transformaciones de las subjetividades e identidades de nuestro tiempo. En algún sentido en esta reflexión se identifica a la filosofía (no como institución y disciplina sino como en situación enunciativa) como herramienta para pensar en esos contenidos políticos. El principio del psicoanálisis es fundamental en el proceso de pensar las identidades políticas contemporáneas. El psicoanálisis comprendido como una teoría de la sexualidad y en algún sentido del amor, y de lo imaginario y lo Real. Una teoría que nos permite ver la revolución como un análisis interminable, que nos enseña que no hay un final superador último sino (en el mejor de los casos) formas sublimadoras de realizar nuestros deseos que debido a las prohibiciones socieales que al precio de establecer su propio orden hace que los deseos alimentados por nuestras pulsiones (corporales) se hagan a nuestra conciencia individual (yo) inconcebibles y deban ser reprimidos, enterrados bajo la conciencia, constituyendose como la fuente de sintomas de distintos tipos.
Pensar esto, no en un campo especulativo puramente formal sino instalar estas reflexiones en el espacio de lo Real. Encontrar el objeto a, esa porción de lo real en lo que podemos proyectar ese objeto imaginario e inalcanzable que es objeto primario de nuestra afección infantil (como pueden ser las utopias políticas). Esta concepción nos permite ver los procesos revolucionarios no como formas de alcanzar utopias políticas sino como formas que permitan satisfacer (que brinden un goce) en el campo de lo Real, las demandas de distintos sujetos.
El populismo -por como bajo la idea de "Pueblo"- permite identificar de la misma manera a personas con demandas distintas. Hemos visto como la teoría del populismo nos promete un poco más que nuestros gobiernos latinoamericanos han logrado. Indudbalemente esta es una buena dirección, pero las formas que estamos aplicando para recorrer estos caminos todavía pueden perfeccionarse mucho.
En este sentido empezamos el 2009 con la tarea de pensar y hacer el contenido político de este nuevo momento de la historia. Comenzamos el 2009 con esta tarea y este compromiso.