sábado, 22 de mayo de 2010

Diez cosas que siempre quiso saber sobre el post-estructuralismo y nunca se animó a preguntar.
Un ensayo sobre el análisis del discurso político en la posmodernidad.

En este texto y su complemento, la presentación, convergen una revisión teórica, una problematización de las cuestiones políticas de nuestro tiempo y un enfoque de análisis del discurso. Las categorías, identidad, sujeto, discurso, son claves para entender los procesos de lucha políticas en la democracia contemporánea.


Presentación ppt

Diez cosas que siempre quiso saber sobre el postestructuralismo y nunca se animo a preguntar

Identidades difusas - Las identidades no responden a principios racionales o cuestiones objetivas enraizadas en lo real. Esto es lo mismo que decir que no existe un elemento fundamental que se inscriba en lo real u objetivo en el establecimiento de las identidades. 2. Señalamos el papel fundamental del sexo –dimensión afectiva- en los procesos de identificación. Describimos el desarrollo kleiniano de la pulsión de muerte como elemento dinamizador de los procesos de identificación. Este esquema permite entender los procesos que intervienen en la constitución de las identidades y pensarlas como algo netamente político. 3. Describimos la identidad como algo con sentido trágico. Las identidades necesitan desplegarse como en una ficción que permita darle sentido. La identidad responde a la estructura del mito. El elemento trágico de la identidad se encuentra en la imposibilidad de reconciliar aquel objeto original de la identificación que se ha perdido para siempre. 4. Consideramos Sujeto político a la posición subjetiva –que establece el sentido de lo posible- en la que se articulan distintas identidades. En este esquema las identidades posibilitan una nueva subjetividad política. El sujeto político es el resultado de una operación articulatoria que hace equivalentes una serie de demandas o identidades distintas. Identidades distintas pueden constituir un sujeto político si se reconocen como equivalentes. 5. Propusimos la política como la capacidad de subjetivar un objeto. En contra de un movimiento objetivista proponemos una política capaz de darle nuevos significados a las cosas. La subjetivación de la política que debería hacer posible una articulación equivalencial que preserve singularidades de las identidades se constituyen.

No hay comentarios: