domingo, 1 de septiembre de 2013

La DMCA y la nueva clandestinidad en Internet

La DMCA (Digital Millennium Copyright Act) es una ley de Estados Unidos que sanciona y aplica penas por la publicación y circulación de contenido con copyright que está siendo incluida en una serie de tratados de derecho de autor. 
Esta ley ya ha sido implementada por buscadores como Google, Yahoo y Bing lo que ha generado que se comiencen a excluir de sus resultados los sitios que contienen o brindan vínculos a contenido o material con derecho de autor.
Los resultados removidos por estos buscadores se realizan a pedido principalmente de las compañías cinematográficas, las discograficas, incluso el caso de una religión (la cientología). 
Los buscadores Google, Yahoo y Bing excluyen de sus resultados los sitios que brindan materiales o vínculos contenidos con derecho de autor, como películas o música. (Referencia)
El objeto de esta medida es controlar la libre circulación de contenido permitiendo a la industria del entretenimiento retomar el monopolio de la distribución en Internet de lo que producen.
Ascienden a más de 18 millones los pedidos de retirar resultados de 36.000 dominios, de las listas de Google (Dato).
La Electronic Frontier Foundation junto a Harvard y otras universidades publican un reporte llamado The Chilling Effect que registra las medidas tomadas sobre las prácticas en línea.
Esta ley ya está afectando los resultados de los principales buscadores de internet y las proyecciones son que esta tendencia seguirá creciendo. La gigante demanda de pedidos y la dificultad de procesarla hará cada vez más difícil comprobar la legitimidad de muchos de los pedidos realizados. 
Existe el riesgo que esto se pueda utilizar como práctica para censurar contenidos en Internet.
Sin duda la utopía de la libertad y descentralización de red se desvaneciendo frente a esta realidad que afecta la circulación y acceso de contenidos en la red. Esto intenta volver a nivelar, lo que internet había igualado, respecto del acceso a la información y contenidos, que para ciertas regiones geográficas periféricas y devolverle el control a las regiones centrales.
Si internet había permitido libre acceso a la cultura y el conocimiento, hoy como en el mundo real, el mundo real ha comenzado a erigir muros que contienen, aislan y prohiben.
La promesa de igualdad de las tecnologías se ha transformado en el peligro de nuevas formas de control y vigilancia.
La era de la internet libre se acabó.

No hay comentarios: