jueves, 21 de enero de 2016

Metal Japonés

Metal Japonés 

Para Revista REGIA

1. Entre lo más hipster y el snobismo absurdo -como pudo ser la moda de los tamagotchis- está el acontecimiento provocado por las nuevas bandas de metal japonés. En octubre de este año en S.O.B’s, un club de “world music” en SoHo (New York) donde tocaron figuras desde Tito Puente hasta Erykah Badu y Kanye West, se presentó un número musical poco común. Un público reducido -en el que se distinguen los fans japoneses- vive el primer show de LadyBaby fuera de Japón como un evento memorable. Como si estuvieran presenciando la última gran genialidad de la música o su futuro. La banda se formó en marzo del 2015 y aunque todavía no han alcanzado los grandes escenarios están estableciendo una base creciente de simpatizantes en distintos segmentos de público. Por otro lado en los escenarios de los grandes festivales de metal de Europa y Estados Unidos, otra banda japonesa cautiva a los fans. Babymetal es un nombre que gana popularidad en la escena musical del metal a nivel mundial. Estas banda son parecidas en muchos aspectos y conjugan varios elementos de la cultura juvenil japonesa que puede combinar lo más tradicional con lo más moderno. El nuevo metal japonés es un fenómeno muy reciente que no debería ser ignorado con ligereza. Toda moda es efímera. Pero por más efímera que sea la moda, lo que hacen bandas como Babymetal o Ladybaby es mucho más que el “Gangnam style”. Sin duda el metal japonés no pasará desapercibido ni pasará al olvido como un episodio musical “entretenido” sin afectar de forma irreversible las influencias en la música. 



2. Imaginense que Japón hubiera ganado la guerra. Que en vez de ser invadidos por el Club de Mickey Mouse y sus estrellas Britney, Christina y Justin, fuéramos invadidos por Sakura Gakuin y Suzuka, Yui y Moa. El poder de la cultura japonesa se impone por su propio peso. También han desplegado sus propios dispositivos de la industria cultural para la producción de superestrellas adolescentes. como si Japón hubiera decidido dominar el mundo con niñas en uniformes escolares en vez de con tanques, barcos y aviones. La cultura japonesa ha encantado a occidente con la figura de la colegiala adolescente. En el Manga y Animé -las historietas y los “dibujitos”- la colegiala adolescente tiene un rol protagónico. Hay una clara fijación con esa figura en la cultura japonesa como una condensación (diría Freud) entre el deseo y lo reprimido en torno a las niñas adolescente. La colegiala adolescente es la postal de Japón. Es la primera imagen que recibimos de ese país, como una versión actualizada de la geisha. Niñas con ojos grandes vestidas en uniformes escolares. como si fuera una conspiración de la economía, el Estado y las fantasías de un pueblo para crear esa figura como instrumento de penetración cultural. Algunas de las canciones de estas bandas de metal cantan -entre otras cosas- “bienvenidos a Japón, vengan a visitarnos, compren nuestros productos” como anuncios publicitarios. En este caso el metal es otra forma cultural donde se presenta la imagen de Japón a través de la figura de la colegiala adolescente. como si secretamente la sociedad japonesa se hubiera confabulado en entregar sus niñas para ensamblar sus dispositivos de expansión cultura lcon ellas. Durante la guerra sacrificaron a los varones ahora sacrifican a las mujeres. Ahora Japón nos invade con su cara más dulce. 

3. ¿Es joda? ¿Esto es de verdad? ¿Es una parodia? Estas son las preguntas que dejan las primeras impresiones. No estás seguro si son animadoras de una fiesta infantil, una parodia o algo de verdad. No sabés como reaccionar, si reirte, ignorarlo o tomarlo en serio. No entendés bien si esa música está destinada para vos ó tu sobrino de siete años. Sin duda no hay precedente de algo así. Es algo completamente original. Una combinación extraña de campos semióticos inesperados. Los videojuegos, la cultura infantil, espacios de lo “adulto”, lo sexual reprimido, la música, el baile, el arte, el espectáculo y el entretenimiento se encuentran presentes en este fenómeno; desde el simulacro y el acontecimiento. Acopla de manera singular elementos que uno podría considerar poco comunes incluso opuestos o excluyentes. Sin duda provoca algo entre la tensión, duda, gracia, abominación, y fascinación; algo que no se puede definir con una fugaz primer impresión. Lo que se siente cuando se está frente algo nuevo que requiere ampliar el catálogo de nuestra mente. Es muy fácil dejarse apoderar rápidamente por una serie de prejuicios, primero ante a lo oriental y el hermetismo para nosotros de su lengua y cultura, lo infantil como destinatario, y la música de metal si no es nuestro género musical predilecto. Pero si ante esto cede la curiosidad de la escucha detenida uno puede descubrir un nuevo universo de sentidos. Puede gustarte o no. Pero no podes dejar de reconocer con asombro la calidad de la factura japonesa. como todo lo de la cultura japonesa es algo producido con minucioso cuidado, esmerada prolijidad y gran atención al detalle. Algo que con toda delicadeza desata el espíritu banzai de una sociedad disciplinada con una importante tradición marcial. Un alboroto ordenado contenido en una forma proporcionada y armoniosa. Una fusión singular de lo occidental con lo oriental. Algo que nos es familiar y extraño al mismo tiempo. Así es el nuevo metal japonés. 

4. El heavy metal desde sus inicios en Inglaterra en los años 70 se ha expandido por todo el planeta reinventándose de varias maneras. Florecieron bandas de metal por todo el mundo. El género supo asimilar las distintas particulares definiendo diferentes estilos característicos de cada nación. Las bandas de metal en cada país manifiestas aspectos únicos de su cultura en en su música. Podemos pensar ejemplos, como el metal escandinavo que se destaca por la oscuridad y salvajismo de su legado vikingo. El metal brasilero y su ritmo tribal amazónico. Incluso el metal argentino y su impronta gaucha y tanguera. De la misma forma el metal japonés presenta aspectos propios de su cultura haciéndolo único. Aunque el estilo del metal japonés suena muy “occidentalizado” se notan los rasgos orientales en su música. Pero por su música sería muy difícil adivinar su procedencia. El canto, en idioma japonés es lo que delata su procedencia innegable. El metal japonés propone un concepto y estética completamente nueva. Presenta un giro de lo “macho” masculino a lo “inocente” femenino. De lo adulto a lo infantil. Desde el cuero desalineado a un nuevo vestuario prolijo. En algún sentido el metal japonés es como los artefactos tecnológicos que producen en ese país. Un objeto que deja perplejo a quien lo contempla su por su gracia y sofisticacion. 

5. Sakura Gakuin es un programa televisivo tipo certamen guionado como historia de ficción en la participan niñas de entre 13 y 15 años que ingresan a una academia musical donde las preparan y educan hasta su graduación. Este programa no solo creó grandes cantidades de fans sino también de estrellas juveniles. En una comparación muy exagerada Sakura Gakuin sería una versión de una mezcla entre “Jugate Conmigo” y “Operación Triunfo”. Un programa que ha establecido un culto masivo en Japón. Babymetal es resutado de Sakura Gakuin. Sus tres integrantes, Suzuka Nakamoto, Yui Mizuno y Moa Kikuchi, eran participantes de Sakura Gakuin. Cuando Suzuka cumplió 15 años de edad y se graduó de la academia tuvo que dejar el programa. Una agencia de talento japonesa produjo la banda con Suzuka como su líder junto a otras dos de sus compañeras del show intentando captar seguidores de Sakura Gakuin. Babymetal se formó en 2010 con estas tres adolescentes de 15 y 13 años de edad que usan los nombres de Su-metal, Yuimetal y Moametal. Acompañadas por la Kami-Band, Babymetal está integrada por las tres cantantes, dos guitarristas, bajista y un baterista. Ese mismo año realizaron su primer concierto y grabaron un single que fué lanzado en Japón al año siguiente. Lentamente fueron atrayendo a un público adolescente japones y captando la atención del público de otros países. Su canción "Ijime, Dame, Zettai" ("No más bullying") les hizo ganar cierta notoriedad. En 2012 realizaron su primer video musical y fueron invitadas a tocar en Summer Sonic, el festival más importante de Japón. En 2013 Suzuka se graduó de la escuela secundaria y Babymetal tomó un renovado impulso y comenzó a consolidarse como grupo musical lanzando otro single titulado Megitsune. Ese año tocaron en Japón junto a Metallica ganando reconocimiento y la atención de un público más amplio. En 2014 lanzaron su primer disco titulado Babymetal que llegó a ser uno de los más descargados por iTunes en el Reino Unido, Estados Unidos y Alemania. Lentamente comenzaron a entrar en los charts musicales llegando a ser el número 2 del Billboard en Japón. Ese año realizaron un concierto al que asistieron 20 mil personas y comenzaron su gira por Europa. Durante esa gira tocaron junto a bandas como Iron Maiden, Megadeth y Slayer. Yuimetal y Moametal acababan de cumplir tan solo 15 años de edad cuando comenzaban a consagrarse como estrellas del metal. Desde el lanzamiento de su primer disco en tan solo un año se consagraron como una de las bandas más importantes de Japón. El video del corte de su disco “Give me chocolate” ha tenido desde entonces más de 36 millones de visitas en Youtube. 


6. Las bandas Babymetal y Ladybaby está causando un furor sin precedente cautivando a un público de distintas generaciones en Japón y el resto del mundo. Esta nueva moda combina elementos estéticos y musicales de Pokemon, Sailor Moon y Black Sabbath. Más que como un grupo de música como todo un espectáculo visual y auditivo. Conjuga colegialas adolecentes, vestuario escolar, bailes coreográficos, canto coral, J-pop (pop-japonés), hip-hop, y heavy metal. Sus shows son un llamativo espectáculo coreográfico que hace que las hace más que bandas un acto musical. En este sentido estas bandas por su conformación se parecen más a Take That que a los Rolling Stones. Pero esto no debería dejar confundir el resultado. Esto no las hace bandas más o menos genuinas. El sonido de Babymetal es tan feroz como el de cualquier otra banda de metal. Sus canciones tienen un ritmo muy acelerado con un sonido de guitarras crudas y elaborados arreglos. Su-metal, Yuimetal y Moametal poseen gran talento vocal que combina sugestivas líneas melódicas y armonías corales sublimes. Su música está muy bien lograda con melodías pegadizas manteniendo un genuino espíritu heavy metal. Sus funciones en vivo son espectáculo sensacionales por su música, vestuarios y la danza que realizan las tres adolescentes. Ladybaby es otra banda integrada por tres cantantes. Dos niñas adolescentes de 14 y 17 años llamadas Rie Kaneko y Rei Kuromiya, y un luchador australiano de peso pesado de 32 años, Richard Magarey, quien usa vestidos de bailarina que hacen juego con los atuendos de sus compañeras. Los tres danzan sincronizadamente mientras cantan. Sus voces combinan el sonido angelical de las dos adolescentes con los alaridos estridentes del enorme luchador. Ladybaby presenta un llamativo contraste entre entre las dos jovencitas japonesas y el gigante barbudo que usa vestidos de bailarina como sus compañeras. Los tres cantan y bailan juntos de manera muy inocente acompañados por una poderosa música con ritmo desenfrenado. La música de Ladybaby combina pesados riffs y solos de guitarra, sonido de sintetizadores, coros y estribillos pegadizos con coros con una fuerte voz oscura. Cantan en japonés y sus canciones tratan sobre helados, golosinas y otros temas infantiles. Babymetal es mucho más que una banda infantil. Es un despliegue infernal de un espectáculo de música pesada cantada de forma encantadora dentro de una deleitante escena coreográfica que despierta una experiencia cognitiva profunda. La música se destaca por su poderoso pero claro sonido contundente. Música muy prolija, muy bien producida, que modula entre los sonidos del nu-metal, el emo, y la música oriental. Las voces son un despliegue coral de virtuosismo. Las tres jovencitas aportan no solo mostrando sus bailes sino mediante un gran talento vocal que hace que las canciones de Babymetal tengan gran atractivo armónico más allá del sonido de metal de la banda. 

 7. Dos nenitas rapeando en japonés sobre heavy metal haciendo una coreografía con un gigante australiano vestido de colegiala que canta con voz de death metal. Eso resume Ladybaby. “Es tan loco que puede pegar la vuelta”. Su hit Nippon Manju comienza como una música heavy metal de videogame. Rie Kaneko de 17 y Rei Kuromiya de 14, rapean en sincronía espontánea algo que podría hasta llegara ser un “panfleto turístico” para visitar Japón. En el fondo Richard Magarey un luchador profesional Australiano que vive en Japón desde 2013 canta con una voz brutal vestido como una niñita. El acto de Ladybaby articula la audacia genial de las vanguardias artísticas con el cálculo comercial de la industria cultural. Una fusión de culturas forjadas en el lejano oriente que supo lograr lo más moderno a través de su disciplina tradicional. La banda comenzó en marzo del 2015. Ese mismo año produjeron su éxito Nippon Manju cuyo video ha superado las 10 millones de visitas en Youtube. La curiosidad de Ladybaby es que su integrante masculino de la banda, el luchador australiano Richard Margarey acostumbra usar ropa femenina infantil en su vida cotidiana. Al parecer el personaje de Ladybaby es el mismo en la realidad. Magarey declara que su apariencia llama mucho la atención y que en Australia fue atacado en varias ocasiones por lucir de esa manera. 
 8. como anuncio de coolhunter o presagio de trendsetter es necesario mencionar estas nuevas bandas del metal japonés. Señalar esto no solo por ser recientes, haber conseguido éxito y notoriedad en muy poco tiempo, ser “exótico”, “original”, sino porque su música, todo su concepto estético, ha logrado captar en varios de sus elementos una tendencia que puede crecer mucho marcando el ascenso de oriente. Como si Hollywood si hubiera relajado en su fórmula exitosa dejando un vacío de poder para que nuevos polos de cultura y entretenimiento salieran a disputar su dominio global. Tal vez Babymetal y Babylady se conviertan en bandas legendarias. Tal vez sean las precursoras de un movimiento más amplio que rápidamente las deje en el olvido. Lo que queda claro que todo lo nuevo ya no sale exclusivamente de los puertos de Gran Bretaña y el “imperio anglo-sajón” sino que comienza a asomar desde el sol naciente una nueva influencia que no puede ser ignorada. Estas bandas han introducido el metal a nuevas generaciones y de poder integrarlas con su público tradicional podrían llegar a ser un gran suceso a nivel mundial. Sin duda Babymetal se dirige en esa dirección. Ladybaby es una banda muy reciente para poder especular sobre su futuro. En el presente estas bandas están causando furor. Babymetal y Babylady podrían estar dentro de lo más “hot” que pasó en música en el 2015. Tal vez sean parte de un fenómeno que busca desplazar la dominación cultural anglo-sajona y generacional. Que el mundo pase de estar controlado por el ratón Mickey y el pato Donald por colegialas de ojos grandes. La conclusión es que hay mucho detrás del metal japonés y que vale la pena chequearlo no solo porque está muy bueno sinó porque también tal vez esté marcando una nueva tendencia en la música.

En Facebook: RegiaMag

No hay comentarios: