domingo, 14 de agosto de 2016

Hardcore Henry: Un acontecimiento cinematográfico

Cuando se estrenó Jurassic Park en 1993 hubo una sensación de que algo había cambiado en el cine. Cuando esa película logró darle vida a los dinosaurios sentimos que arte cinematográfico ya no tenía límites. Y de alguna manera fue así. A partir de entonces aparecieron películas que antes hubiera sido imposible realizarse. La innovación tecnológica de la animación digital, en algún sentido, transformó el cine, o al menos cierto cine. El genero fantástico y de ciencia ficción (entre otros) logró construir mundos más allá de nuestra imaginación.
En ese sentido la película de Spielberg marcó un acontecimiento en la historia del cine.
Algo similar sucedió con la película Harcore Henry del director ruso Ilya Naishuller estrenada en 2015. Aunque los efectos visuales de este film son impresionantes, este no sería su aspecto cinematográfico más novedoso. Lo original de esta película es que está filmada completamente en un plano subjetivo en primera persona. Esto es, toda la película se ve a través de los ojos del protagonista en un larguísimo plano-secuencias con muy pocos cortes (en los que el personaje pierde el conocimiento). Es decir, nunca se ve al protagonista de cuerpo entero, sino solo sus brazos y piernas. El personaje tampoco habla y por eso tampoco se escucha su voz.
Películas como el "Proyecto Blairwitch" (1999) experimentaron con este punto de vista. Sin embargo en ese caso la mirada se establece en la cámara portátil que mediatiza el punta de vista de los protagonistas. En "Hardcore Henry" vemos la acción directamente a través de los ojos de su protagonista.
Este punto de vista remite a la perspectiva de un video juego. Los video games tampoco son una novedad para el cine. El juego "Final fantasy" fué llevado a la pantalla grande en una película de animación en el 2001, y recientemente se estrenó el film "Warcraft" basado en la saga con el mismo nombre. Pero estas películas, más allá de la animación y efectos especiales, mantienen un lenguaje cinematográfico convencional.
Harcore Henry no está basada en ningún video game sin embargo utiliza el punto de vista de los juegos de acción en primera persona como el legendario "Doom" y el más reciente "Call of duty", por mencionar dos ejemplos de este ya establecido género.
Al mismo tiempo la acción y el argumento de esta películas son más propios de los video juegos que del mismo cine. La trama de Hardcore Henry podría ser la misma que la del juego "Donkey Kong" de Nintendo donde se debe atravesar una serie de obstáculos y superar desafíos en distintos niveles para rescatar a la doncella de las garras del villano. En ese sentido el argumento es muy genérico y la narrativa muy lineal.
Los elementos que contribuyen a la trama son la dama -con quien Henry tiene un vínculo romántico-, el Villano con super-poderes, y su amigo Jimmy, quien muere repetidas veces a lo largo de la película y revive encarnando distintos caracteres. Estos tres personajes aportan distintos elementos como romance, conflicto, y humor, a la película.
En ese sentido, hay que admitir, el argumento no plantea gran atractivo narrativo. Los núcleos del relato están dados por las distintas situaciones que tiene que atravesar el protagonista.
Esta es una película de ciencia ficción y acción. Henry es una suerte de cyborg con prótesis artificiales que le brindan capacidades sobrehumanas. No hay nada original en esto. Este personaje se asemeja mucho a Robocop y presenta algunos conflictos internos en relación a la memoria e identidad como los del protagonista de esa película.
El villano, el líder de una poderosa corporación criminal, posee poderes telequinéticos, y cuenta con enormes recursos, hombres y tecnología. El personaje femenino es la científica que diseñó y ensambló el cuerpo mecánico, y con quien, al parecer, Henry estuvo casado. Jimmy, el compañero de Henry, interpretado por el actor sudafricano Sharlto Copley (quien suele participar en las películas del director Neill Blomkamp, como "Sector 9" (2009) y "Elysium" (2013)) cumple una función narrativa y de alivio humorístico, siendo uno de los pocos personajes que despliega atributos actorales.
La película cuenta con un cameo de Tim Roth, que por más de interpretar un papel muy menor, no deja de brindar una gran actuación.
Este es el primer largometraje del director Ilya Naishuller, quien cuenta con experiencia escribiendo videojuegos. No se destaca tanto por dotes dramáticos, narrativos, ó su trabajo con los actores, como por su pericia técnica en los efectos especiales y crear secuencias de acción impresionantes.
La película se desarrolla en la ciudad de Moscú y sus alrededores, lo que brinda cierto atractivo extra. El fondo aporta a la narración el elemento contextual de la idiosincrasia rusa, algo muy poco común en el cine de este género.
La acción se desarrolla en el presente o un futuro muy cercano. Sin embargo el argumento se sostiene en una tecnología que no guarda coherencia con la realidad presente en la que se desarrolla la historia.
El elemento principal y gran atractivo de la película es la acción experimentada en primera persona. 90 minutos ininterrumpidos de acción y violencia nunca antes vista. Esto ofrece cierta originalidad, en relación al cine, más propia de los video juegos, donde se suele exagerar la acción. Henry cuenta con un impresionante arsenal asegura un gran despliegue explosivo.
La linealidad argumentativa no implica un relato estático. Las situaciones y espacios que transita la película son muy diversos, lo que brinda cierto flujo de la historia. Las distintas escenas modulan una acción continua casi sin cortes. La historia cumple con los tres momentos fundamentales del relato -la introducción, un intermetzo, y el final- típico de los video juegos.

Esta película constituye un acontecimiento cinematográfico no tanto por su valor artístico en un sentido estrictamente estético, sino por llevar al cine un nuevo lenguaje, el de los video juegos. La propuesta para el espectador no es ver una película sino jugar un juego. Es una invitación a experimentar la acción en primera persona.
La gran virtud de Hardcore Henry es forzar los recursos expresivos del cine hasta su límite proponiendo una situación enunciativa propia de otro medio. La transposición del lenguaje del video game al cine propone un desplazamiento de la imagen, sustituyéndola por la experiencia. Propone al cine un nuevo funcionamiento, un nuevo acople subjetivo.
Podríamos pensar esta película como una clase de cine experimental. Pero nadie consideraría Hardcore Henry como un film de Goddard, aunque posea elementos de la nouvelle vague, y hasta tenga algunas reminicencias con "Alphaville" (1965), que es también una película de ciencia ficción con escenas de violencia. Salvando las distancias, ambos films proponen una experimentación de los recursos expresivos del cine.
Theodor Adorno escribe sobre la música de tonal de Schönberg con gran admiración, aunque reconoce, que en el fondo su obra, en sentido estético, puede no ser bella. Sin embargo su valor reside en el horizonte que posibilita. De la misma manera, y por esta razón, Hardcore Henry representa un acontecimiento cinematográfico. Esta película ha abierto al cine una nueva puerta para la hibridación de géneros y lenguajes.

Más allá de esta reflexión y valoración de la película no deja de ser una película para el gran público. Una fuente de entretenimiento más que de contemplación estética. Tal vez un público entusiasta de los video juegos valore esta película de otra manera que el resto de los espectadores y la crítica.

Considerando el género -una película de acción- la historia y el argumento no es mucho peor que el de grandes éxitos de taquilla. Es una película original con gran atractivo visual y tiene el plus de no ser una película de Hollywood.

Trailer


 Opening Credits

No hay comentarios: