domingo, 11 de diciembre de 2016

La mejor serie de televisión del 2016: The young pope

La mejor serie de televisión del 2016: The young pope


Sin aviso, presagio, ni augurio, en noviembre del 2016 se estrenó en Europa la serie protagonizada por Jude Law, The young pope . Su premiere mundial será en  enero del 2017 por HBO.

The young pope es sin lugar a dudas la mejor serie del 2016. Así como en 2015 Mr. Robot marcó un suceso televisivo, The young pope, es parte de ese acontecimiento que ha llevado el formato televisivo hacia el lenguaje propio del cine.
Las series son hoy como el nuevo cine de autor. Ya no son tanto un entretenimiento como una forma de arte. En esta linea The young pope propone una experiencia cinematográfica a través del formato de la serie.

Una ficción, basada en el presente, de un papa "joven", Pio XIII, el primer papa estadounidense. La serie relata la intimidad del circulo de poder del Vaticano. Narra una historia mundana sobre los asuntos de la iglesia y el trabajo del papa.
Propone una mirada siempre al borde de un cinismo entre el pragmatismo burocrático y el ejercicio desnudo de la soberanía. Sin duda una historia de poder, secreto, y conspiración, más que de fé.
Muestra la iglesia como lo que es, una institución que constituye la continuidad del imperio romano: en una configuración ya muy singular.

Pio XIII es un papa ultraconservador que representa lo más retrógrado del dogma cristiano. Un papa muy contrario a otros como Juan Pablo II, ó Francisco; y bastante más a la derecha que Ratzinger, pero en vez de viejo, jóven. Pio XIII es un papa preocupado en como mantener su poder y el de la iglesia más que en las necesidades de sus creyentes.

Esta producción italiana es de Paolo Sorrentino, director de la película La grande belleza, galardonada con el Oscar en 2013. La serie combina una trama de drama e intriga, un riquísimo lenguaje visual, un uso del tiempo, y contrastes entre silencio y sonido, muy interesantes.
Esta serie muestra un valor de producción similar -incluso hasta más alto (por estar en el Vaticano)- que las series norteamericanas. Esta es una realización multinacional en la que intervienen, Italia, Francia, Inglaterra, España, y los Estados Unidos.

Protagonizada por Jude Law y un gran elenco europeo y de Hollywood, The young pope brinda grandes actuaciones que le dan mucha consistencia a esta ficción basada en el presente.

La historia parecería ir a "contrapelo" de la nueva narrativa de la muerte de los grandes relatos al retomar un tema que pretenda cierta "universalidad", sin embargo presenta una mirada muy contemporánea de ciertas miradas de las instituciones tradicionales como la iglesia católica.
En esa tensión entre lo antiguo y lo posmoderno es que funciona The young pope. Propone un lenguaje estético -como diría Terry Smith- "retrosensacionalista".

Apenas se estrenó IMDB calificó esta serie con una puntuación de 6,5 sobre 10. No suelo mirar series que tengan calificaciones de más de 7,5 puntos, pero de todas formas la temática llamó mi atención. El primer capítulo resultó sugestivo. El segundo alimentó la intriga. Después del tercero ya no podía de dejar de ver esta serie.
The young pope tal vez requiera cierto tiempo para que su público se acomode a su ritmo. 
Un mes después del estreno, la calificación de IMDB de The young pope ha subido a 8,5 puntos.

Al parecer el público se está acomodando bastante rápido a este serie.

En mi caso ya estoy esperando la segunda temporada con ansias.